19.ABR Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

OCDE

La economía global crecerá 3.5% este año, en lugar del 3.3% previsto en febrero, según informó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Tras sorprendernos con la corrupción en Áncash llegó la del Callao. Cuando no pensamos repetir la experiencia de tener un ex presidente preso, hoy tenemos otro prófugo, con dos mandatos de prisión preventiva. ¿Por qué la corrupción nos persigue? ¿O es que no hacemos nada para alejarla?

Una de las voces más autorizadas para hablar de corrupción es Jorge Medina. El presidente de Proética opina sobre las recomendaciones de OCDE.

Cuidado con lo que compras. De acuerdo con un nuevo informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cerca de uno de cada cinco teléfonos móviles y una de cada cuatro consolas de juegos de video comercializadas en el extranjero son falsos.

Ministros vinculados a temas productivos de varios países latinoamericanos y expertos económicos discuten sobre los desafíos que hay en la región para aumentar la productividad de sus países y fomentar el crecimiento inclusivo.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) trabajará junto al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) para implementar diversas políticas de competencia a favor de mejores empleos y una mayor productividad laboral.

El 64% de los jóvenes en América Latina y el Caribe –entre 15 y 29 años– vive en hogares pobres o de clase media vulnerable, con acceso limitado a servicios públicos de calidad, señala el informe Perspectivas de América Latina 2017, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Álvaro Quijandría, que lidera la práctica global de competitividad y comercio del Banco Mundial, señaló que en niveles de competencia en los mercados —tomando en cuenta temas regulatorios— el Perú se encuentra mejor que el promedio de América Latina y el Caribe, pero lejos del promedio de los países de la OCDE.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ajustó a la baja la tasa de crecimiento mundial, pasando de 3% —en su último pronóstico de junio— a 2.9%, cifra que es la más baja desde la crisis financiera (2008-2009). Mientras que para el 2017 prevé una tasa de 3.2%.

El expresidente de Chile Sebastián Piñera señaló que es muy importante que el Perú se incorpore a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), porque este es un club de países desarrollados con altos estándares de políticas públicas y de comportamiento.

El ingreso del Perú a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) será uno de los principales objetivos en los que se trabajará en los años venideros y muchas decisiones del próximo gobierno irán enfocadas hacia esa línea. Jose Enrique Garcilazo, jefe del Programa Rural y Regional de la Dirección de Gobernanza Pública y Desarrollo Territorial de la OCDE, destacó algunos aspectos que nuestro país debe mejorar para tener mayores oportunidades de ser miembro de este grupo.

El ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, señaló que el siguiente gobierno tiene la tarea de mantener una estrecha relación con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y mostrar propuestas sobre reformas, medidas legislativas e instrumentos legales para lograr el futuro acceso de Perú a este organismo.

De acuerdo al informe Perspectivas del Empleo 2016 de la Organización para el Desarrollo y Cooperación Económico (OCDE), los países más desarrollado trabajan menos horas que los países emergentes.

El presidente Ollanta Humala y su par de Chile, Michelle Bachelet, y el secretario de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, lanzaron ayer el programa de la OCDE para América Latina que tiene como objetivo promover mejores prácticas para la inclusión social, impulsar la productividad y la gobernanza de los países de la región.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) señaló que la desaceleración económica de países emergentes está mostrando señales de contención, mientras que en Brasil y Rusia el panorama está mejorando, y en China se experimenta un periodo de estabilización.

El reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) señala que la desigualdad de ingresos en la región y los bajos niveles de productividad son las grandes trabas para lograr llegar al desarrollo, la organización subrayó la necesidad realizar reformas estructurales.

En la última publicación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Panorama económico mundial, se hizo una revisión a la baja del crecimiento mundial y se anuncia una recesión. Así, este 2015 se tiene previsto un crecimiento de 2.9% y de 3.3% para el 2016, anteriormente estas tasas se encontraban en 3% y 3.6%, respectivamente.

El ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, afirma que el Perú está trabajando para ser parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) a través de las reformas del Programa País, el cual busca la mejora del marco institucional que asegure el desarrollo económico con inclusión social. Asimismo, los principales retos que enfrenta el Perú son el elevar la calidad de la educación, reducir la amplia informalidad, disminuir el porcentaje de la población sin seguridad médica, fortalecer el sistema tributario y la capacidad del Estado de proveer servicios de calidad en todas las regiones.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) anunció que ha estimado un crecimiento de 3.6% para la economía del Perú.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) rebajó hoy sus previsiones de crecimiento mundial para 2015 y 2016, a 3.1% y 3.8% respectivamente, y subrayó la importancia de aumentar las inversiones para estimular la economía mundial.

La OCDE, el BID y el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias acaban de presentar un informe sobre la situación tributaria de los países de América Latina y el Caribe. El porcentaje general promedio de recaudación sigue siendo preocupante: 21.3% en el 2013, es decir, un escaso crecimiento de 0.1%, con relación al 2012 (21.2%); incluso si se toma como referencia el 2009, el crecimiento sigue siendo bajo: de 19.5% a 21.3%.

El Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) definieron los contenidos del Estudio de Desarrollo Territorial del Perú (Territorial Development Review Perú), realizado en el marco de las actividades del Programa País.

El MEF anunció que el Perú buscará ingresar a la OCDE. Ello nos obliga a implementar políticas de Estado que continúen a lo largo de los próximos gobiernos. Lo más importante serán las reformas de segunda y tercera generación que corrijan situaciones de corrupción e ineficiencia en los poderes públicos para contar con un sistema de justicia predecible y accesible, una representación popular que legisle y fiscalice de forma consistente, y administraciones que desarrollen la infraestructura y los servicios públicos. Sin asistencialismos, se debe acelerar el acceso al agua potable, a los sistemas sanitarios y de salud que garanticen un nivel de calidad de vida pleno, y a una educación que brinde el conocimiento suficiente para el trabajo. Sin lograr esto medianamente, no nos podemos comparar con los países de la OCDE. Tomará una generación (la nuestra) hacerlo, pero se puede lograr.

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) anunció el inicio del proceso de estudio de gobernanza pública que permitirá identificar las fortalezas, debilidades y retos existentes en la gestión pública.

El retraso en la escolaridad se mide a partir de los resultados del examen de PISA. Así, la brecha de escolaridad entre el Perú y los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es de tres años, afirmó Sebastián Nieto Parra, economista de la oficina de las Américas y el Caribe de dicha entidad.

El Perú se acerca a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y firmó un acuerdo para implementar el Programa País, que mejorará las políticas públicas.

director@peru21.com

En las últimas semanas se ha debatido acerca de la posibilidad de que en el mediano plazo el país ingrese al grupo de la OCDE, es decir, las economías más desarrolladas del mundo. Para algunos, el objetivo es encomiable y fija un norte que debe incentivar aún más las reformas institucionales. Para otros, en los que me incluyo, es una meta que por lejana es inocua.

director@peru21.com

La semana pasada, gracias a Idea Internacional y los cuerpos diplomáticos de Chile y Perú, un grupo de periodistas y columnistas de medios peruanos tuvimos la oportunidad de conversar con funcionarios del Gobierno Chileno, incluyendo a la presidenta Michelle Bachelet. Entre varios de los temas que se abordaron, tuve la oportunidad de preguntarle qué recomendaría al Perú respecto a su ingreso a la OCDE. Como se sabe, Chile es miembro de este club desde hace pocos años y su experiencia es útil para este objetivo marcado recientemente por el Ejecutivo y el empresariado nacional. Bachelet solo tuvo aspectos positivos que resaltar. De hecho, no reconoció errores en el proceso. Más allá de los altos costos que implican la admisión y membresía (el canciller chileno Muñoz fue más sensible a los gastos), considera que los beneficios valen la pena. No solo por su “sello de calidad”, sino porque permiten contar con una alta asesoría tecnocrática para las reformas estructurales que requieren países en busca de su consolidación económica. La presidenta chilena nos recomienda apostar.

Esta semana en los medios han aparecido distintas opiniones sobre el potencial ingreso del Perú a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), también llamada “el club de los países ricos”. La OCDE agrupa a 34 naciones y, si bien en el ámbito formal su función es “promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”, en la práctica funciona como un símbolo de buenas prácticas institucionales.

director@peru21.com

Hace tres años, Chile instauró el voto voluntario. En su momento, la derecha tradicional (UDI) se opuso, pero se generó un mayoritario consenso en el resto de fuerzas a favor de su implementación. Dos elecciones después (una municipal y una presidencial), se debate el retorno del voto obligatorio, ya que la participación electoral cayó al 50% y las autoridades elegidas sienten la pérdida de legitimidad. ¿Qué convendría en el caso peruano?

director@peru21.com

Me sabe mal el apuro del ministro Segura y CADE por llegar al “Primer Mundo”. Cumplir con los indicadores impuestos por la OCDE tiene poco impacto en el ciudadano de a pie. Es un ‘upgrade’ artificial, conveniente para que nuestros tecnócratas consigan chamba post-gestión y ejecutivos alardeen en su próximo viaje de negocios mientras la mayoría de peruanos siguen envueltos en la informalidad. Ese es un desarrollo falaz (impostado, elitista) que no debería ser motivación. Podemos ser un mejor país, aunque nos mantengamos fuera de la OCDE. Nos hemos equivocado de prioridades: no importa clasificar a ese club exclusivo de 34 países si no solucionamos primero una mínima redistribución social, disminuimos la informalidad laboral a –al menos– un tercio de la PEA, progresamos en el enraizamiento del Estado en el territorio y mejoramos la representación política. Lidiar con esos campos no nos va a clasificar al jet set, pero mejorará los niveles de satisfacción de la ciudadanía. ¿Es realmente conveniente apresurarnos por llegar a la OCDE? Si lo hacemos, renunciamos definitivamente a la ayuda de la cooperación internacional y asumimos el pago de una cuota de 7 millones de dólares anuales por la membresía. Como no somos capaces de aplicar las reformas requeridas, vamos a tener que maquillar nuestra realidad y barrer debajo de la alfombra. No veo provecho sustancioso. Chile lleva cuatro años en el grupo y todavía no se acostumbra ni mucho menos explota sus beneficios. Además, generaremos una gran disonancia al interior de nuestra sociedad, ya fragmentada. Los optimismos infundados son contraproducentes. ¿O es que acaso no se ha percatado de que el “perro del hortelano” del Perú Avanza votó por el candidato más radical en el 2011?

El último chamullo de nuestro empresariado criollo es que vamos rumbo al “Primer Mundo”. Según contaron en el reciente CADE, en solo unos años este país de ricas montañas y hermosas tierras entrará al exclusivo club de la OCDE, al que solo dos países latinoamericanos pertenecen (México y Chile). Quizás ellos pecan de optimistas (y yo de pesimista), así que le propongo a usted, estimado lector, el siguiente ejercicio: vea en la calle, por ambos lados, a ver si ve al Primer Mundo asomar. Otorguemos el beneficio de la duda. Entrar a la OCDE es factible, pero ello supone un proceso de reformas económicas e institucionales improbables en Perú. En México y Chile –honestamente, no creo que representen el “Primer Mundo”– hubo cambios estructurales a nivel educativo, tributario, sectoriales, que precariamente han subsistido –o están en proceso– gracias al soporte del PRI y de la Nueva Mayoría, respectivamente. Y ya hemos visto cómo el reformismo de Peña Nieto ha entrado en crisis y las graves inconsistencias políticas al interior de la coalición que sostiene a Bachelet se tambalean. Las reformas no se hacen solo con tecnocracias, sino con una estructura política que está ausente en el Perú. Además, la informalidad, el subempleo, la corrupción, la inseguridad, los poderes ilegales, la crisis de representación política y un largo etcétera hacen que el discursete empresarial suene a broma de mal gusto. Hasta diría que ofensivo entre sus mismos empleados que reciben sueldos subdesarrollados, no están en planillas ni tienen los seguros respectivos. Las cifras nos pueden ubicar entre determinados parámetros, pero no nos hacen un país ‘desarrollado’. Es más, creo que serlo no debería quitarnos el sueño. De esto mi columna mañana.

A pesar de que, como afirman algunos, se revierte la desaceleración de la economía, el ministro del sector, Alonso Segura, manifestó que se crecería menos de 3% en el cuarto trimestre del año.

El Perú necesita un shock facilitador de inversiones entre 2014 y 2021, porque el avance económico del país exige ir más rápido, manifestó el Banco Mundial.

Juan José Garrido,La opinión del director director@peru21.com

Por Roxana Tramontana Todo indica que los deseos del gobierno para que el Perú ingrese al grupo de los países desarrollados de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (OCDE) no se concretarán muy pronto, como consecuencia de la caída en el Ránking Mundial de Competitividad, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), que deja al país prácticamente fuera de carrera.

Alumnos de 53 colegios del país participan en la prueba piloto del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiante (PISA), que se realizará en agosto del próximo año.

Un informe de _El País aduce la falta de educación financiera que atraviesa nuestro país pese a que el crecimiento económico en estos últimos años nos ha sido favorable. Esto muestra, según el diario español, uno de los mayores contrastes de la economía peruana: una de las de mayor crecimiento en la región y la que menos consumidores tienen una cuenta de banco.

Juan José Garrido,La opinión del director El ministro Castilla sostuvo el viernes que el Perú podría convertirse en miembro del “Club de los Países Ricos” –la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)– en el 2021. En efecto, en los próximos siete años nuestro PBI por persona pasaría de los US$6,500 actuales a US$15,000, con lo que perteneceríamos a esa élite mundial.

En los próximos años, el Perú logrará un crecimiento económico sostenido anual de al menos 6%, con lo podría convertirse en un país desarrollado en 2021, gracias al conjunto de reformas que se vienen ejecutando, aseguró el ministro de Economía y Finanzas, Luis Castilla.

La baja productividad es la “bestia negra” presente en la economía de los países latinoaméricanos, que tan solo registró un crecimiento de 1.6% en 20 años, mientras que otros países en desarrollo crecieron 3% en el mismo periodo, según estimaciones de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Edición Impresa