21.ABR Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Minería

Alerta. Según cifras oficiales del Ministerio de Trabajo, 33 personas murieron el año pasado en accidentes mineros, lo cual demuestra que muchas empresas no cumplen con los estándares adecuados de seguridad en el trabajo, aseguró el parlamentario andino Mario Zúñiga Martínez.

El transporte de concentrados de minerales provenientes desde el centro del país hacia la costa del Pacífico se ha visto afectado a raíz de las fuertes lluvias que han interrumpido las vías férreas.

La vía férrea que permite el transporte de minerales desde La Oroya hacia el puerto del Callao colapsó por los constantes huaicos y lluvias que afectaron la zona central del Perú y que incrementaron el caudal del río Rímac.

La inversión minera caerá a US$4,000 millones este año, un panorama poco alentador para el sector, señaló Marcial García, socio de Impuestos en EY Perú (Ernst & Young).

El sector de Minería e Hidrocarburos es uno de los más importantes del país pues su producción aporta mucho a la economía. ¿Cuánto creció en el primer mes del 2017? De acuerdo al reciente reporte del INEI, este sector creció 14.75%, así ha acumulado 23 meses de crecimiento continuo.

La producción minera de 2016 explicó alrededor del 60% del Producto Bruto Interno (PBI) del país de ese año; sin embargo, según estimaciones de Credicorp Capital, solo aportaría cerca del 20% del PBI de 2017, mientras que la demanda interna pasará de 1% (en 2016) a 3%, tomando mayor protagonismo.

El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) espera que, al cierre del año, la inversión privada caiga 5.5% y que la pública solo crezca 0.1%, según sus proyecciones reveladas en el Reporte de Inflación (RI) de diciembre.

El BBVA Research indicó que este año la producción de cobre crecerá 40% con respecto al 2015, acumulando un total de 2.3 millones de TM, con lo cual contribuirá en 1.9% al crecimiento económico del 2016.

El BBVA Research reveló que en el Perú hay una cartera de proyectos por US$43,569 millones – lo cual es equivalente al 22% del producto bruto interno (PBI) – de los cuales US$10,271 millones se encuentran paralizados por conflictos sociales (aproximadamente 5.2% del PBI), dentro de los cuales están Conga, Galeno, Río Blanco y Tía María.

La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) reveló que, en el mes de julio, las exportaciones alcanzaron un total de US$3,144 millones, con lo cual registraron un crecimiento de 13% con respecto al mismo mes del año pasado.

Los congresistas Pedro Olaechea y Sergio Dávila se reunieron ayer con diversas federaciones mineras informales de Madre de Dios en Lima para escuchar la problemática de ese sector.

La producción del sector Minería e Hidrocarburos subió en 33.24% en mayo último, siendo esta la tasa más alta en 14 años y 5 meses (desde diciembre de 2001), impulsada por el crecimiento de los subsectores minería metálica (36,70%) e hidrocarburos (17,33%), informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Con el fin de evitar los conflictos mineros, describir las distintas realidades del país en donde se realiza esta actividad económica y darle viabilidad a los próximos proyectos en el rubro, la Escuela Nacional Minero Perú (Esmin) iniciará una serie de diplomados dirigidos a la ciudadanía.

Uno de los retos que deberá asumir el gobierno que se instale el 28 de julio, será viabilizar y hacer realidad la cartera de proyectos mineros estimada en más de US$60 mil millones. Este objetivo debería lograrse al celebrarse el bicentenario del Perú en el año 2021, declaró el presidente de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), Carlos Gálvez Pinillos.

Al cierre del cuarto trimestre del 2015, los resultados negativos de algunas empresas mineras del país se vieron explicados no solo por causas operativas, sino por el registro de castigos a inversiones de largo plazo, como las correspondientes a maquinaria, construcción de plantas, etc., que resultaron menos rentables de lo esperado, así como por la desvalorización de los inventarios que requerían precios más altos a los que da actualmente el mercado, indicó Héctor Collantes, Head de Research Perú de Renta Variable de Credicorp Capital.

Durante noviembre del 2015, el sector minería e hidrocarburos creció 11.26%, en comparación con el mes similar correspondiente al año 2014, informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

La Tecnología Quantex, una solución disruptiva creada en Perú para la minería a tajo abierto y de construcción, logró reducir los gastos del costo total de fragmentación de roca para compañías de este sector.

En el mes de julio del 2015 la producción del sector Minería e Hidrocarburos creció en 9,33%, con respecto al mismo mes del año 2014, con lo que estaría acumulando cinco meses de crecimiento continuo. Esto gracias al inicio de operaciones de los proyectos Toromocho y Constancia.

Según el Ministerio de Energía y Minas (MEM) en el primer semestre de 2015 la producción nacional de cobre, oro y plata registró un importante crecimiento de 7.96%, 7.76% y 3.58%, respectivamente.

Las exportaciones mineras en mayo alcanzaron los US$1,426 millones, según la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía (SNMPE). En comparación con mayo del 2014, el sector tuvo una caída de 16.4%; pero con relación a abril, se observa un ligero crecimiento de 3.4%.

La producción del sector Minería e Hidrocarburos solo creció 1.49% en mayo en comparación con el mismo mes del año anterior y acumuló tres meses de crecimiento continuo, reportó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Dentro del mapa de los 15 proyectos mineros retrasados, destaca Cajamarca como la región más afectada. En esta parte del país se han dejado de invertir US$8,132 millones, por el retraso de los proyectos Conga, El Galeno, Michiquillay y Shahuindo, señala el IPE. No es casualidad; esta región ha sido una de las más convulsionadas por los conflictos sociales relacionados con la minería.

En el Perú, cuando hablamos de minería, la asociamos a dos cosas: riqueza y conflictos sociales. En los últimos seis años, hemos sido más sensibles a los conflictos sociales ante la presencia de la industria minera. Estos han desembocado, en muchas ocasiones, en violencia por parte de las fuerzas del orden y de la comunidad afectada.

El Perú es un país minero. La minería en nuestro país representa más del 50% del ingreso de moneda extranjera por concepto de exportaciones, el 20% de la recaudación de impuestos, el 11% de la capacidad productiva nacional (Producto Bruto Interno) y la mayor parte de la inversión extranjera. Este sector es un pilar de la economía peruana.

La mina de cobre Collahuasi en Chile, uno de los mayores yacimientos mundiales de este metal, despidió a 31 trabajadores por participar en un paro de 24 horas que la empresa calificó como “ilegal”, dijo el viernes el sindicato.

En el último Reporte de Inflación del Banco Central de Reserva del Perú, se incluyó una sección donde se destaca que el Perú ocupa el puesto 30 en el Índice de Competitividad Minera (ICM) del Instituto Fraser. Este indicador permite conocer el atractivo que posee una jurisdicción económica (ya sea un país o región) para captar inversión en minería.

Es increíble que a estas alturas, pasados los episodios de Tambogrande, Santa Ana y Conga, el Estado peruano no haya podido elaborar una propuesta integral que permita el desarrollo de nuestra minería y, con ella, del país. Solo para ponerlo en contexto, una vez más: del portafolio minero 2011-2016, que traía inversiones por cerca de US$60,000 millones (25% de nuestro PBI), no se ha conseguido sacar adelante ni el 10%. Un desastre por donde se mire.

El gerente de Fiscalización Minera del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin), Víctor Carlos Estrella, declaró que la institución se encontraba en las condiciones de asumir el reto de supervisar a las empresas de pequeña minería.

Marco Arana, líder de la coalición de izquierda denominada Frente Amplio por Justicia, Vida y Libertad, agrupación que nace de Tierra y Libertad, afirmó que su bloque está a favor de la inversión minera, a pesar de que el ex cura es ampliamente conocido por ser uno de los más férreos opositores al proyecto Conga.

Autor: Ricardo Monzón kcomt. rmonzon@peru21.com

La producción de cobre alcanzó las 99,718 toneladas métricas finas (TMF) en febrero de este año, un 11.69% menos en comparación con el mismo mes del 2014, informó el Ministerio de Energía y Minas.

Es incuestionable que el Perú es un país importante en la industria minera mundial, pero también lo es que su importancia viene disminuyendo desde el 2006. Si el Estado Peruano no modifica su estrategia para enfrentar los problemas realmente vitales que están impidiendo el crecimiento de la minería, lo mas probable es que su protagonismo continúe decreciendo, y con ello también disminuya paulatinamente la tasa de crecimiento potencial de la economía. En el 2014, el valor de la producción mundial de mina ascendió a US$550 mil millones, y de ese monto el Perú representó el 4%. Pero en el 2006 ese porcentaje ascendía a 5.6%, lo cual implica que la participación del Perú en la industria minera mundial ha caído 25% en los últimos 8 años. Sin la activa participación y el liderazgo del Estado, el sector minero por sí solo no podrá evitar que esa tendencia continúe.

Hoy existen 16 proyectos mineros cuyos Estudios de Impacto Ambiental (EIA) han sido aprobados. La ejecución de estos representaría una inversión de US$23,088 millones, monto que equivale al 37% de la cartera minera pendiente.

Durante los últimos días, distintos analistas (ninguno experto en la materia) ha señalado la caída en los precios de los metales como la principal razón detrás de la caída en las exportaciones (y por lo tanto, del PBI), así como la razón fundamental de la reducción de las inversiones mineras (principal componente de la inversión privada, ingrediente fundamental en la tasa de crecimiento del país).

“El fortalecimiento del dólar y la baja cotización del cobre van a seguir afectando al nuevo sol y a las cuentas externas del Perú, pero la recuperación de la actividad minera permitiría que el país afronte estos embates externos”, manifestó Juan Lorenzo Maldonado, economista para Perú del banco de inversión Credit Suisse.

En los últimos 20 años la industria minera metálica ha sido el motor del crecimiento de la economía, registrando una tasa de crecimiento real anual promedio de 5.7%. No obstante, de 1992 al 2007 dicha tasa fue 8.4%, mientras que del 2008 al 2014, fue negativa, -0.9%. La notable caída del crecimiento promedio de la industria minera, es una de las principales causas de la de-saceleración del crecimiento de la economía. Si bien la diversificación productiva es un objetivo loable de alcanzar, realistamente no es posible esperar que en los próximos años surja otra industria del tamaño de la minera, que genere similar monto de divisas. Por ello, para lograr que el PBI per cápita mantenga altas tasas de crecimiento, es necesario que dicha industria reestablezca su dinamismo, para lo cual se requiere que el Estado enfrente los problemas que han ocasionado su estancamiento.

La minería formal representa el 35% de la recaudación del impuesto a la renta, compra más del 14% de lo que produce la industria nacional, consume más del 50% de la energía que el Perú genera. No es intensiva en el uso de mano de obra, pero no por ello se debe minimizar su tremendo impacto económico. Las cotizaciones de los metales son variables: el Perú no los maneja; por ello se deben mejorar las condiciones para captar inversión minera aun en tiempos difíciles y compensar los menores precios con mayor producción. No ha sido un buen quinquenio para la minería por la caída del precio de los metales en los últimos tiempos y por el clima de negocios en el país durante el gobierno de Humala. Esperamos que en el 2016 se recupere el paso y se promueva la inversión que tanto necesita el país en una actividad donde el Perú tiene claras ventajas competitivas y geográficas.

El mayor crecimiento de la economía en el 2015, estimado en 4.8%, estaría asociado a la recuperación de la minería e hidrocarburos (5.6%).

La economía peruana solamente creció 2.37% en octubre. Así, en el acumulado, entre enero y octubre, la producción nacional aumentó en 2.8%, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Las cifras para la minería continúan siendo desalentadoras. Entre enero y octubre del presente año, la inversión en el sector retrocedió 7.2% en comparación con el mismo periodo del año pasado, y superó los US$7,050 millones, según información del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Tras la negativa de la empresa Anglo American de continuar con el proyecto minero Michiquillay, ubicado en Cajamarca, el Ministerio de Energía y Minas (MEM) anunció que este proyecto de cobre va a ser licitado nuevamente, pero en mejores condiciones para todas las partes.

Lo que tanto se temía sucedió el viernes. La empresa minera Anglo American anunció que su filial Anglo American Michiquillay S.A. rescindirá con el Gobierno Peruano el contrato de privatización firmado en el año 2007, con lo cual se retira del proyecto de cobre Michiquillay en Cajamarca.

Vivimos en un país injusto. Vivimos en un país donde o no hay ley o esta no se cumple. Vivimos en un país donde nos negamos a ver la injusticia y el abandono que sufren los demás peruanos… y lo hacemos a diario.

Julio Velarde, presidente del Banco Central de Reserva (BCR), proyectó que la inversión minera en el país caerá alrededor de 6.4% este año, mientras que para el 2015 se espera una desaceleración de 8.1%.

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó que la economía peruana creció 2.68% en septiembre de 2014, la mayor expansión de los últimos cinco meses.

La premier Ana Jara presentó ayer los nuevos reglamentos ambientales para las actividades de exploración y explotación minera y de hidrocarburos.

Nuestra maldita izquierda local, esa vieja aliada del retroceso económico desde Velasco, Sendero y la demagogia eterna, ha aportado mucho al actual frenazo económico: entre enero y setiembre exportamos S/.3,187 millones menos de oro (-17%) y cobre por menor producción, gracias al cura Arana, Rocío S.S., Santos, Francke y todos esos… Por ejemplo, entre enero y setiembre de este año se llevan generadas 101 toneladas de oro contra 118 toneladas en el mismo lapso del año pasado (-15%). No solo no compensamos un menor precio con más producción (como sería lo lógica), sino que esta ha decrecido. Eso significa menos dólares (ya se acerca a tres soles el tipo de cambio), menor percepción de impuestos y, por ende, menos canon para la región productora. ¿Entenderán eso en sus cabecitas? ¿O siguen pensando la estupidez de que, por ejemplo, Cajamarca con ‘ecoturismo’ (sí, seguramente va a superar en visitas al cañón del Colorado), la crianza del cuy y los lácteos (¡los quesos de Suiza y Holanda serán barridos!) va a suplir los ingresos obtenidos por la minería?

En 2015, el Perú alcanzará un crecimiento económico de 5.5% en un escenario positivo e impulsado por la recuperación de la actividad minera, estimó la escuela de negocios Centrum Católica.

La única manera de superar la impresionante alienación que Conga ha generado en el campesinado cajamarquino y que ese proyecto –junto a Galeno y Michiquillay– pueda salir adelante es implementando el modelo de Alaska en Cajamarca. Las mineras deberían comprometerse –o ya de una vez– a repartir un bono mensual a cada familia. No sé si el Estado les permitirá que ese dinero salga del canon o que se lo deduzca del I.R. como ‘gasto social’, pero ya es evidente que esta va a ser la única manera de que se logre revertir rápido tanto mito y el poder de la izquierda allí para que estos proyectos, tan necesarios para el país, salgan adelante. A ojo de buen cubero: Conga, Michiquillay y Galeno impactan en Sorochuco, La Encañada, Huasmín y Bambamarca, que albergan juntas a unos 120 mil habitantes, o sea, unos 30 mil hogares. Entre las tres minas que repartan un total de S/.1,000 al mes a cada jefe de hogar y por S/.30 millones mensuales ya se tendrá a la población a favor y a la izquierda desmontada. ¡No creo que S/.10 millones mensuales vayan a quebrar a cualquiera de estas tres minas! Es la mejor manera de que el campesinado sienta inmediatamente los beneficios de tener minería cerca. Así como billetera mata al galán, las transferencias directas de dinero acabarían con Patria Roja y Tierra y Dignidad. Como dicen los yanquis: “Money changes everything”.

Edición Impresa