22.JUL Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Nuestra ilusión se desvaneció como por arte de magia

CARLOS BERNUY FLORES
cbernuy@peru21.com

El sangrar a veces lleva a la muerte, conduce al vacío donde abunda el silencio y se convierte en el camino hacia el mundo que hay cuando cerramos los ojos. Sangra Perú, sangra por las heridas del nerviosismo, de las pocas ideas, de la mala suerte, de la extraña risa de tu técnico por momentos y por los golpes que te da la vida en forma de camisetas uruguayas que refregaron su color. Sangra ‘blanquirroja’, pregúntale al destino el por qué de tu momento y el cómo salir de él. Seguro te dirá que vayas a Puerto La Cruz y cierres las heridas. Aunque quizás, la caída de ayer por 2-1 con Uruguay, se convierta en la que nos dejó fuera del anhelado Mundial.

En cuanto a ti ‘charrúa’, allí tienes nuestra sangre. Producto de tus golpes con o sin pelota, de un Walter Gargano que parece necesitaba urgente una transfusión de sangre cortesía de Paolo Guerrero. De un Diego Lugano que casi ‘mata’ a Jefferson Farfán con un codazo en la cabeza, de un Maximiliano Pereira, sólido pero rudo. Y con todo eso, cosas de la vida, fue Diego Forlán el que dejó la cancha primero a los 25’ por la fuerza de Luis Advíncula. Porque Guerrero se puso un parche, Farfán tomó aire y Claudio Pizarro sacudió a Fernando Muslera con dos intentos, primero de zurda (12’) y luego con la cabeza (34’). Entre ellos, un temeroso Luis ‘Cachito’ Ramírez erró otra clara a los 20’.

SIN ORDEN E IDEAS
Uruguay intentó responder con una arremetida de Diego Godín a los 29’ y las cosas parecían no iban a salirnos tan mal. Teníamos la pelota, controlábamos a Edinson Cavani y cortamos el nexo entre la volante y el tridente de Óscar Washington Tabárez. Pero teníamos que meter la pata. A los 41’ Luis Suárez controló en el área y giró dejando en ridículo a Josepmir Ballón y a Christian Ramos. Este último no le hizo sombra sino que lo pateó. La manera más torpe de hacer un penal. La manera más infantil para darle a Suárez la chance de hacer el gol, como que lo hizo. Allí nomás, otra tontería. Falta contra el ‘Pistolero’ y Yoshimar Yotún que le arroja la pelota e intenta levantarlo a la fuerza. Para el árbitro eso fue suficiente para echarlo. A lo lejos, Sergio Markarián esbozó una sonrisa entre nerviosa y sin sentido. Como había estado su equipo en los últimos minutos.

TIEMPO PARA SUFRIR
¿Qué hacer? Para el técnico de la selección la respuesta fue darle ingreso a Juan Vargas y su inactividad por un deslucido Ballón. Uruguay quedaba listo para el juego que tanto aman sus delanteros y volantes: el contragolpe. Por eso tuvo que trabajar Fernández y a los 50’ salvó el gol de los pies de Cristian Stuani. Luego, a los 53’, se la perdió Edinson Cavani. La ‘blanquirroja’ no tenía mucho con que jugar. Farfán, aún atontado por el golpe, y la puntería del ‘Depredador’ cegada por la sangre que por momentos no dejaba de fluir de su cabeza. Con todo eso quedaba tiempo.

Tiempo para ver como Cruzado probaba de lejos a los 61’ y como, quizás por mala suerte, Pizarro no pudo capitalizar una pelota que quedó tras un córner. Luego entró Jhoel Herrera para hacer línea de tres y Paolo Hurtado buscando desequilibrar por la derecha. Nada alcanzó, nada detuvo la fuerza uruguaya. Nada (ni nadie) controló la escapada de Stuani por derecha y el centro que tomó Suárez para un terrible remate alto a los 66’.

Y a los 84’ el aliento nuevamente llegó al equipo nacional con un tiro libre que la ‘Foquita’ Farfán transformó en un verdadero golazo. Pero no alcanzó, todo quedó allí nomás. Ya nada detuvo el sangrado cuyo camino parece ser la muerte inminente y el adiós al aire que alguna vez tuvimos.

Sangra Perú, ve a hacer lo mejor en Puerto La Cruz ante una Venezuela que también llega herida pero no muerta. Sangra querida ‘blanquirroja’ y quienes dentro de ti, en la banca o en la cancha, te abrieron heridas que se vayan al diablo de una vez.

TENGA EN CUENTA

- De los 26 jugadores convocados, la lista de Sergio Markarián se redujo a 23. Los ‘sacrificados’ fueron Salomón Libman, Cristian Benavente y Raúl Ruidíaz.

- El defensa Carlos Zambrano, que no jugó anoche ante los charrúas por estar expulsado, reaparecerá el martes ante Venezuela.

- La blanquirroja viajará mañana por la tarde a Puerto La Cruz en vuelo chárter. Inmediatamente después del encuentro con Venezuela, el plantel regresará a Lima.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.