26.ABR Jueves, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

Si el juego hubiera sido buscar al Wally afroamericano entre la multitud que estuvo en la posesión de Donald Trump, nadie lo habría encontrado. En el estrado había cuatro: los dos Obama, un pastor y un marine. La estética del poder más precisa que la opinión. En su discurso de posesión, Trump siguió en campaña, polarizando, cosa tan familiar para los que hemos vivido bajo el populismo. Usó el conocido mecanismo del enemigo interno y la dualidad nazi de amigo-enemigo. La ovación de la masa llegaba puntual apenas concluía cada estribillo. En la cúspide de su discurso, dijo que su gobierno será un gobierno del pueblo, una frase del manual básico del populismo. Los rusos que lo ayudaron en su campaña, ¿ahora le enviaron un viejo apparatchik de asesor?
En las crisis del pasado, Estados Unidos corría hacia el futuro, ahora Trump la lleva hacia un pasado añorado, hacia lo industrial que proclamó Lenin en 1917 como panacea, pontificando al obrero como un Marx decimonónico, proclamando el nacionalismo como Mussolini o Evo Morales. ¿No son reveladoras tantas similitudes? Norteamérica ha construido la vanguardia del capitalismo global precisamente superando esas categorías de antaño produciendo industrias sin chimenea, una economía de alta tecnología y de servicios, y donde la unidad laboral es el empleado de escritorio altamente calificado.

Este retroceso histórico no es responsabilidad del pueblo norteamericano, porque Trump ganó debido al proteccionismo político que protege a los estados menos poblados y no debido a la democracia, a la libertad, al individualismo (cada ciudadano un voto), elementos pilares del capitalismo occidental. Nuevamente el proteccionismo, una externalidad perjudicial para la sociedad humana.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.