22.MAY Martes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

“En la martirizada Venezuela, la fiscal chavista, Luisa Ortega Díaz, emerge como un bastión institucional contra la dictadura”.

El mecanismo principal para sacar gobiernos tiránicos solía ser la violencia, bien callejera, de insurgentes o militar. Tan concentrado estaba el poder que lo judicial y parlamentario carecían de un rol independiente (y protagónico) hasta que, en el período de Reagan y a principios de la década de los años 90, varios presidentes democráticos —sobre todo socialdemócratas— fueron destituidos vía mecanismos legales y desprestigio mediático: Collor de Mello (Brasil, 1992), Carlos Andrés Pérez (Venezuela, 1993), Bucaram (Ecuador, 1997), Cubas (Paraguay, 1999) y un fuerte debilitamiento de Paz Zamora (Bolivia, 1992). Eran mecanismos muy norteamericanos, de mucha independencia de los poderes del Estado —como la destitución de Nixon—, y sin muchos antecedentes en la región.

Luego retornó la violencia con la democracia fascista del socialismo del siglo XXI, que volvió a concentrar los poderes del Estado. Más de una década después, en 2015, el fiscal Alberto Nismam de Argentina inició la ola de retorno a la legalidad. Procesó a la presidenta Cristina Fernández y fue suicidado. Pero el ciclo era irreversible. Jueces, fiscales y Parlamento empezaron a actuar nuevamente con independencia. En Brasil, Dilma Rousseff fue destituida (2016) y Lula da Silva está procesado por corrupción; Cristina Fernández por asesinato y tiene 630 millones de dólares embargados por otros delitos.

En la martirizada Venezuela, la fiscal chavista, Luisa Ortega Díaz, emerge como un bastión institucional contra la dictadura. Procesa a los magistrados ilegales e impugna a la Constituyente bufa de Maduro.

Como un péndulo, empieza a regresar la democracia con esta independencia de los poderes Legislativo y Judicial, extrayendo de a poco a los delincuentes del socialismo del siglo XXI.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.