27.MAY Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

¡Virgen hasta que me case!

Jóvenes adultos planean mantenerse libres de contacto sexual hasta el matrimonio. ¿Qué hay detrás de este tipo de radicales decisiones?

Esperar el momento ideal podría resultar un fiasco: la primera no siempre es la mejor. (Internet)
Esperar el momento ideal podría resultar un fiasco: la primera no siempre es la mejor. (Internet)

Hasta hace unas décadas, lo normal y políticamente correcto era llegar virgen al matrimonio. Puro. Inmaculado. Casto. En algunas familias y sociedades aún es lo adecuado, pero lo cierto es que, en estos tiempos, practicar relaciones sexuales antes de casarse no es un acto universalmente condenable.

Sin embargo, muchos adultos jóvenes quieren nadar contra la corriente y someterse a la castidad. Vivian Sleiman, por ejemplo, es una venezolana que ha escrito el libro ‘Virgen a los treinta’, valiente testimonio personal que revela su decisión de no tener sexo hasta encontrar al hombre indicado. Oportunidades no le han faltado, asegura la autora, pero más fuerte ha sido su convicción. Para muchos, es inverosímil que una guapa mujer como Sleiman se haya mantenido virgen tanto tiempo.

POSTURAS IMPOPULARES
“En mi caso, soy casta porque soy mormona”, dice Graciela (26). “Hice un voto de castidad hace seis meses. La idea es mantenerme así hasta casarme. Es difícil, por supuesto, pero ahí radica el reto de mi credo”, explica.

“Bueno, no soy virgen por religión, sino porque, simplemente, no he tenido el momento oportuno para iniciarme en la vida sexual. Quiero que mi primera vez sea con alguien a quien ame de verdad, alguien especial”, dice Antonella (25). “La mayoría de mis amigas me fastidian por eso, pero yo me mantengo firme en mi posición. Sé que valdrá la pena”, agrega.

“Sí, he tenido relaciones sexuales. Sin embargo, he optado por un largo periodo de abstinencia voluntaria”, cuenta Robert (42). “Mis amigos, casados y con hijos, me molestan, me dicen que soy como el protagonista de la película ‘Virgen a los 40’. Les replico, más bien, que soy como el protagonista de ‘40 días, 40 noches’, quien decidió no tener sexo durante ese lapso. En mi caso, voy por el año”, asegura.

TENDENCIA VÁLIDA
Que los jóvenes de hoy elijan la castidad como alternativa es
inusual, pero respetable. Por ejemplo, se comenta en redes sociales que David Luiz, el aguerrido defensa de la selección brasileña, espera el matrimonio para, por fin, tener relaciones sexuales con su pareja. Miles de mujeres han suspirado al leer esta noticia en Internet.

Años atrás, el mediocampista y símbolo sexual Kaká anunció su decisión de aguardar hasta el matrimonio para perder su virginidad. Devoto cristiano, Kaká confesó que valió la pena. “Elegimos llegar castos al matrimonio, la Biblia enseña que el verdadero amor se encuentra en la noche de bodas, con el cambio de sangre, esa que la mujer pierde con la virginidad. Para nosotros la primera noche fue bellísima”, declaró a La Gazzetta dello Sport en el año 2007.

“También hay personas que tienen grandes dificultades psicológicas, como fobias sociales, confusión respecto a la sexualidad, rechazo ante su imagen corporal o baja autoestima. Esto hace que la relación sexual pueda ponerlas tan ansiosas que terminan por evitarla o posponerla”, afirma la psicóloga Lucy Ibáñez.

La castidad tiene ventajas, como evitar el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual o tener embarazos no deseados. También implica un alto grado de autocontrol y hasta de madurez emocional, a fin de apaciguar la pulsión erótica.

Sin embargo, esperar el momento ideal podría resultar un fiasco: la primera no siempre es la mejor. “Es ideal que la persona elija cómo quiere que sea su primera vez, dentro de las condiciones que ella considera importantes, pero la exigencia de que sea perfecta puede generar más ansiedad”, precisa Ibáñez.

Una técnica para mejorar la dinámica sexual –cuando la pareja siente que han caído en la monotonía– es someterse a periodos de abstinencia voluntaria. Una, dos, tres semanas, hasta donde puedan resistir. Así tendrán ganas de tener relaciones con intensidad, no por compromiso.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.