22.MAY Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Codevraem: “El clan Quispe Palomino es una banda de extorsionadores”

Luis Rojas Merino, presidente de la comisión, advirtió que el grupo subversivo no tiene formación ideológica, proyecto político ni huestes fieles.

(USI)
(USI)

Los hermanos Quispe Palomino, cabecillas de la facción de Sendero Luminoso que opera en el VRAEM, se han convertido en una banda de extorsionadores sin formación ideológica ni proyecto político, según la Comisión Multisectorial para la Pacificación y Desarrollo Económico Social del VAREM (Codevraem).

Luis Rojas Merino, secretario ejecutivo de esta comisión, advirtió que este hecho constituye el punto vulnerable de esa organización porque, a diferencia de los cabecillas senderistas presos que eran protegidos por militantes capaces de ofrecer su vida por su seguridad, estos pueden ser infiltrados por las fuerzas del orden.

“Ellos tienen a personas que secuestraron cuando eran niños, son personas que viven engañadas, a quienes les dicen que están haciendo la revolución cuando en realidad son una banda de extorsionadores, ya no tienen ideología ni una propuesta política que perseguir”, precisó.

Rojas anotó que el fortalecimiento de las bases militares en el VRAEM contribuirá a generar las condiciones de seguridad para la pacificación de las zonas donde todavía tienen influencia.

Para lograr ese objetivo –explicó– la presencia militar y policial debe ir acompañada de la presencia del Estado para impedir que su prédica pueda tener cabida entre la población y de los comités de autodefensa.

Las zonas donde operan los hermanos Víctor Quispe Palomino “camarada José” y Martín Quispe Palomino “camarada Gabriel”, según Rojas, son el Vizcatán en Ayacucho y la zona de Kiteni, en el Cusco, hacía donde se estarían desplazando.

Como se recuerda, información de inteligencia citada por la prensa local indica que serían comunicaciones interceptadas a estos cabecillas criminales lo que habría llevado a la embajada de Estados Unidos a recomendar a sus ciudadanos que no viajen a Cusco.

De acuerdo con estas versiones, a inicios de enero, los terroristas hablaban de incrementar sus acciones una vez culminada la época de lluvias. Incluso, en uno de estos diálogos interceptados, se refieren al secuestro de extranjeros, sobre todo de estadounidenses, lo que coincide con la versión que dio la embajadora de Washington en Lima.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.