04.AGO Martes, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“Le toca a la ciencia lograr lo mismo con la necesidad de conocimiento y creación”.

Cuando nos referimos al Perú frente a un extranjero, hablamos de su comida antes que de Caral, Sacsayhuaman, o el mismo Machu Picchu.

No está mal sentir orgullo por nuestra gastronomía, y la convocatoria de Mistura nos lo recuerda cada año.

La pregunta es por qué no podemos sentir lo mismo respecto a la ingeniería detrás de los acueductos perfectos de Ollantaytambo, o de la ciencia requerida para las trepanaciones de cráneo, o de la habilidad para explotar y trabajar metales preciosos.

¿Por qué ni el arte ni la ciencia logran esa convocatoria masiva? ¿Es un tema de marketing negativo? “Son muchos años para estudiar medicina; demasiado sacrificio”. “¿Ingeniería? Si nunca pudiste con el álgebra en el colegio?”. “¿Arte? ¿Y de qué vas a vivir”?

Me ha tocado visitar muchas escuelas en zonas urbanas y rurales. He visto decenas de niños escuchando algo que no les hacia ningún sentido, mirando con ansia hacia afuera. Y vienen a mi mente dos fotos mías de niña (y no es cierto que sean color sepia, como dicen mis hijos): al año, sonrío alegremente; a los cuatro, con mandil, corbata de lazo y lápiz (cogido al revés) en mano, mi expresión es de desazón como si supiera ya cómo venían los 13 años de colegio que tenía por delante.

Gran cantidad de público irá a Mistura a buscar una experiencia agradable. Estarán dispuestos a esperar en cola y pagar lo necesario porque se ha logrado despertar pasión por la cocina.

¿Podrían nuestros ingenieros innovar y crear un parque de diversiones utilizando maquinaria minera? ¿Despertaríamos entusiasmo cuando mostráramos la “magia” de la generación eléctrica? ¿Habría interés en saber cómo llegamos al celular y también cómo se transmitía antes la información por cable?

La gastronomía ha convertido la necesidad de alimentación en placer. Le toca a la ciencia lograr lo mismo con la necesidad de conocimiento y creación.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.