24.MAY Jueves, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

El cartel con el que encabezaban la pequeña manifestación era distinto. Este decía: “Maestro, tu reclamo parece justo, pero no perjudiquen mi trabajo. Los impuestos que pago son para tu sueldo”.

Cusco es conocido por sus incomparables monumentos incas: Sacsayhuaman, Ollantaytambo, Macchu Picchu, Pisac… por la fusión y convivencia con lo español, antaño, hostil, hoy casi armoniosa como en el Coricancha. Por su cuesta de San Blas y todas esas callecitas empedradas por las que uno puede perderse sin temor. Pero también por sus protestas violentas; con bloqueo de carreteras y toma de aeropuerto, especialmente en temporada alta para el turismo, sin lluvias acá y vacaciones en el hemisferio norte.

Los turistas planifican sus viajes y reservan con un año de anticipación: vienen porque hemos logrado vendernos como destino turístico incomparable, posicionar Macchu Picchu como una de las maravillas modernas, convertirnos en “experiencia”, y no solo lugar de visita… Hemos generado empleo e ingresos a miles de personas que trabajan directa e indirectamente vinculadas al turismo: guías, meseros, cocineros, taxistas, maleteros, pilotos, mucamas, agricultores, comerciantes, joyeros, tejedores, barrenderos, electricistas, plomeros, administradores, traductores… Todos ellos pierden. Algunos dejarán de recuperar lo invertido, otros de vender, otros no podrán producir y se pondrá en riesgo su empleo; otros perderán propinas. En casa siempre decían: “Tus derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás”.

¿Qué tal si lo aplicamos?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.