25.SEP Viernes, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

El título de esta columna se convirtió en el mantra de la campaña de Bill Clinton en 1992, cuando le arrebató la reelección a George W. Bush. James Carville, asesor del entonces candidato presidencial, se hizo famoso al insistir en que la economía era el principal problema que enfrentaba el electorado americano y, por ello, si se centraban en ella, sería la razón que los llevaría a la Casa Blanca. No se equivocó.

Sumido en el menudeo del día a día, el gabinete de lujo no ha entendido que es urgente y necesario reactivar la economía peruana porque nada atenta más contra la estabilidad política y el modelo que una mala situación económica.
De acuerdo con el Reporte de Inflación de junio, del BCRP, la inversión privada viene cayendo y ha pasado de 2.5% a -1.8%, principalmente por la paralización de obras de infraestructura y la caída de la inversión minera al haber terminado la fase de inversión de los proyectos de cobre.

Inexplicablemente, la inversión pública ha caído 12% entre agosto y mayo. A su vez, el INEI anunció que el crecimiento de abril fue de 0.17%. El más bajo desde setiembre de 2009. Sin crecimiento no lograremos que los 300 mil jóvenes que ingresarán este año a la fuerza laboral encuentren empleo, ni reduciremos la pobreza.

El gobierno no ha logrado reactivar la economía porque no ha tomado las medidas necesarias para recobrar la confianza de los inversionistas ni ha logrado sacudir al Estado. Creyeron que promoviendo la inversión en infraestructura como instrumento crítico para reactivar la economía en el corto plazo y mejorar la competitividad en el mediano, lograrían capturar la atención e interés de los inversionistas. Para ello, decidieron sacar adelante los grandes proyectos que dejó “trabados” el gobierno anterior. Pero eligieron mal sus batallas: Chinchero, el gasoducto y Talara. ¿Quién asumirá la responsabilidad por las malas decisiones del gobierno?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.