04.MAR Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Vecchio Morillas, candidato a un distrito trujillano, utilizó la imagen de Gastón Acurio en sus paneles sin autorización.

Carlos Carlín,Habla.Babas
Vecchio Morillas, candidato a un distrito trujillano, utilizó la imagen de Gastón Acurio en sus paneles sin autorización. Lo mismo hizo Vicky Espinoza, candidata a alcaldesa provincial de Áncash. ¿Se puede confiar en alguien que dispone de lo ajeno sin permiso? Waldo Ríos, candidato a la presidencia regional de Áncash, ofrece regalar 500 soles a cada familia peruana. ¿Incluye también a las nuevas familias San Fernando? Desde Jaime Zea, candidato a la Alcaldía de Lima por el PPC, que se compara con ‘El Zorro’ o un señor de apellido Carrasco por San Borja, que paga por el panel, pero olvida poner el símbolo. Pasando por Esteban Cacha, quien no resiste mayor comentario, o Germán Martínez, que sin vergüenza alguna se disfraza de ‘Obi Wan Kenobi’ para decir: “Liberaré a Pucallpa del lado oscuro”, hasta los aparentemente más serios, como Altuve, quien nos quiere convencer al ritmo del “Ras tas tas de Huevoduro”. Como ellos, la gran mayoría de candidatos a algún cargo público en nuestro país están convencidos de que todos los ciudadanos peruanos somos una legión de subnormales que confían su destino a cualquiera solo porque les parece gracioso o buena gente. El prontuario de varios congresistas, alcaldes o presidentes regionales actuales lo confirma. Después de este breve pero graneado recuento, pregunto: ¿Quién está peor, el candidato o el elector? Guerra avisada no mata gente.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.