14.JUN Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Juan José Garrido,La opinión del director
director@peru21.com

Uno de los periódicos errores de este gobierno ha sido la tardía despedida de allegados y colaboradores. Los recientes casos de los ministros Urresti y Mayorga son, en ese sentido, la confirmación de la regla. Ambos han hecho todos los méritos para que la premier prescinda de sus servicios; sin embargo, como ya sabemos, los reflejos no son la fortaleza de este gobierno.

Esta semana ambos visitarán el recinto congresal: el primero deberá explicar ante la Comisión Especial de Seguridad Ciudadana la estrategia del sector, y el segundo deberá responder un largo pliego interpelatorio por presuntos conflictos de interés.

Siendo distintos, ambos casos mellan la credibilidad del gobierno. El ministro Urresti ha pasado por casi todo demérito establecido: cuenta con un proceso abierto por el homicidio del periodista Bustíos, ha participado en la incriminación del candidato fujimorista Alberto Tapia con el narcotráfico, además de un rosario de apariciones en redadas de poca monta que, lejos de servir como verdaderos ejercicios de seguridad, solo han valido para convertirlo en una figura mediática y popular, no en el símbolo de seguridad que los peruanos necesitamos.

La última propuesta de eliminar las lunas polarizadas no hace sino confirmar la debilidad del ministro Urresti por las soluciones populares pero ineficientes. Basta una pregunta para levantar el velo de la improvisación: ¿qué harán con los vehículos que, de fábrica, vienen con las lunas polarizadas?
El caso del ministro Mayorga es aún más claro: las preguntas formuladas en los pliegos interpelatorios son, más que consultas, constancias de la larga lista de situaciones en las cuales el Sr. Mayorga ha confundido sus roles en el sector público y privado. El más claro de ellos, sin duda, es el caso Interoil.

Ambos, coincidentemente, sostienen haber aclarado estos temas a priori con el presidente Humala, lo cual explica la vehemente defensa. Una lástima que la premier Jara camine con zombies cuando el Perú necesita de seguridad y confianza para retornar al sendero de desarrollo que tanto necesitamos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.