15.NOV Jueves, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados
Opinión

“¿Y cuándo el presidente no ha sido, a la vez, la persona más poderosa del país? En 2014, cuando (…) la Sra. Nadine Heredia, desplazó al mandatario del sitial”.

Como casi todos los años, el presidente de la República, Pedro P. Kuczynski, lidera la tabla de los hombres más poderosos del país. Tiene sentido: quien lidera el Ejecutivo cuenta con el mandato del pueblo para llevar a cabo, por el plazo de cinco años, las políticas públicas del país. No solo eso; en el Perú, el presidente es, además, la máxima autoridad de las Fuerzas Armadas.

Designa, además, a funcionarios claves como el canciller y, junto con el Legislativo, las cabezas de las principales instituciones públicas. Es pues casi imposible que el mandatario no sea, a la vez, quien mayor poder concentra en el país. En 2016, por cierto, el presidente Kuczynski lideró la tabla (como es de esperarse).

¿Y cuándo el presidente no ha sido, a la vez, la persona más poderosa del país? En 2014, cuando la primera dama de entonces, la Sra. Nadine Heredia, desplazó al mandatario del sitial. Un hecho inaudito e indigno, pero bueno… así eran las cosas entonces. En 2015, las cosas volvieron al orden esperado, aunque por una leve diferencia (la Sra. Heredia salió segunda, tres puntos por debajo del presidente Humala).

A diferencia de 2016, cuando la Sra. Keiko Fujimori (lideresa de Fuerza Popular, partido que cuenta con mayoría en el Legislativo) fue elegida como la segunda persona con mayor poder en el Perú, este año ha sido desplazada por el ex presidente Alan García. Inesperado, por cierto: durante el último año ha sido un personaje casi ausente de la política local, su bancada es pequeña frente al fujimorismo, y de su última aventura política salió muy maltratado.

La tercera posición de la Sra. Fujimori, después del llamativo desplazamiento mencionado, tiene mucho sentido al nivel individual, pero si uno lo analiza desde el liderazgo del partido que –en la práctica– controla el Congreso (la institución con mayor poder en el Perú), pues no tanto. Menos aún cuando aparece como el (la) político(a) con más credibilidad. En fin, datos interesantes que considerar.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.