02.MAR Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Hace poco apareció la noticia de que los ex ‘chakanos’ Juan Sheput y Carlos Bruce estarían evaluando sumarse a los equipos de cuadros políticos del ex presidente Alan García (AGP) o del ex candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski (PPK). Obviamente, existen grandes diferencias entre ambos presidenciables: AGP requiere menos operadores y “voceros” porque tiene en el Apra su propia cantera, a diferencia de PPK, quien está construyendo una organización con base en el carisma “perdedor” del 2011. En términos de recursos políticos, Sheput y Bruce podrían ser más funcionales (e incrementar su valor) donde más se los necesita (PPK).

En el registro de la opinión pública, PPK aparece con menos anticuerpos que AGP. Según la última encuesta de Datum, el índice de popularidad (aprobación menos desaprobación) del primero es menos negativo (-11) que el del segundo (-47). Por otro lado, es AGP quien aparece (con 32%, empatando con Keiko Fujimori) como líder de la oposición. Si se tratase de capitalizar carisma propio, PPK aventaja; en lo que refiere a capitalizar los errores del gobierno nacionalista, ya de salida, AGP es mejor opción.

Empero, ninguno de los miembros de la clase política (de Humala a Urresti, de Heredia a Villarán) exhibe un saldo de popularidad positivo. El ministro del Interior es el menos rechazado (-5) y el más, el ex presidente Toledo (-53). Si la temperatura política está bajo cero, las expectativas sobre el advenimiento de un outsider se incrementan (69% cree que habrá uno). De no aparecer esta figura, los ‘antis’ –nuevamente– terminarán decidiendo la elección. Así que, amigo, no se preocupe sobre a quién se endosa, sino de quién se aleja. Así, en frío, distanciarse de Toledo parece haber sido la mejor decisión.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.