18.JUN Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

"La bella y la bestia" es propaganda gay, según diputado ruso

El diputado ruso Vitali Milonov instó este sábado al ministerio de Cultura a estudiar el próximo estreno de Disney, la película “La bella y la bestia”, al considerar que podría infringir una ley que prohíbe “la propaganda gay”

LeFou es alguien que un día quiere ser Gastón y otro día quiere besar a Gastón.
LeFou es alguien que un día quiere ser Gastón y otro día quiere besar a Gastón.

Al parecer, en Rusia no permitirán el estreno de la película “La bella y la bestia”. ¿La razón? Es propaganda gay y del pecado, y de las relaciones sexuales pervertidas.

Así lo cree el diputado ruso Vitali Milonov, quien instó este sábado al ministerio de Cultura a estudiar el próximo estreno de Disney, pues podría infringir una ley que prohíbe la propaganda gay.

Milonov calificó la película, una adaptación con personajes reales de la célebre historia, de “descarada propaganda del pecado y de las relaciones sexuales pervertidas”, en una carta enviada al ministro de Cultura, Vladimir Medinski, a la que tuvo acceso la agencia estatal RIA Novosti.

Bill Condon, el director del filme que se estrenará el 16 de marzo en Rusia, ha revelado que la película mostrará el “primer momento gay” de una película de Disney, aunque algunos críticos ya han anunciado que las imágenes están lejos de ser escandalosas.

Ley rusa contra la propaganda gay

Milonov pidió al ministro de Cultura que organice una proyección especial de la película antes de su estreno, con el fin de “tomar medidas para vetar totalmente” su difusión si se encuentran “elementos de propaganda homosexual”.

El diputado Milonov entró en la Duma cámara baja del parlamento el año pasado como miembro del partido gobernante Rusia Unida, tras haber ocupado un escaño en el parlamento regional de San Petersburgo, su ciudad natal.

Es uno de los principales impulsores de la ley rusa contra la “propaganda gay”, firmada por el presidente Vladimir Putin en 2013.

Esa ley, que suscitó muchas críticas de la comunidad internacional, prohíbe la distribución de información susceptible de despertar el interés de los menores hacia “las relaciones sexuales no tradicionales”. Desde su aprobación, se ha utilizado como un pretexto para vetar las manifestaciones del orgullo gay.

Rusia despenalizó la homosexualidad en 1993 y esperó hasta el año 1999 para retirarle la clasificación de enfermedad mental.

Más información



Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.