27.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

¿Dónde quedaron los reclamadores, los encendidos defensores de la mujer, los que saltaban hasta el techo cuando se hablaba de violencia a la mujer? ¿Dónde están los valientes noticieros que rellenaban sus horarios con reportajes sobre hombres terribles que frotaban morbosamente sus partes sobre mujeres indefensas, morbosos y ‘jeropas’ que comenzaron a aparecer tan rápido como se dieron cuenta de que frotes reales y frotes ‘armani’ daban ráting? ¿Dónde están ellos ahora que la mujer peruana es manoseada por las lenguas de quienes, después de acabar con la basura de la superficie, buscaron comer de celulitis y piernas triple X? Todos los días, en la televisión, hombres y mujeres se burlan del derrier de otras mujeres con la excusa de que las burladas viven de mostrarlos. ¿Acaso existen categorías de mujeres o el respeto a la mujer que tanto se pregonaba funciona solo para algunas? ¿Cómo un hombre puede atacar día a día a una mujer por el tamaño de sus piernas sin que nadie le recuerde que eso también es violencia? ¿Cómo se sentirá la mayoría de mujeres al escuchar que un derrier con celulitis o una pierna generosa en carnes, como seguramente tienen ellas, es, para la televisión hipócrita, motivo de burla? Aquí, en nuestro Macondo, el respeto a la mujer funciona solo para algunos casos, es decir, para los casos en los que conviene.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.