20.AGO Lunes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

“Su condición de mujer fue un condicionante por un comprobado machismo…”.

Y ganó, ganó rico Mc Trump. Contra la mayoría de los medios, contra las encuestas, contra la razón, contra las minorías y, sobre todo, representando al candidato antiestablish-ment, contra el político tradicional. Le tocó al país más poderoso elegir a uno de esos extremos. Las ideologías ultra siempre tienen seguidores duros y dispuestos a lanzar al abismo todo lo que no se les parezca. También en Francia tienen su Le Pen, antes los nazis, hoy los neonazis; en Cuba, los Castro; en Venezuela, los Chávez y los Maduro. Populismo y fanatismo siempre venden y compran votos.

Donald Trump acumuló electores (los trumpies) anunciando muros, maltratando la condición de la mujer, reivindicando a la América de los blancos, anunciando persecuciones a los indocumentados, a los musulmanes, diciendo que es pro vida, tocó el nervio del estadounidense poco instruido que se siente invadido por otra raza con menos derechos a un empleo y que convierte su religión en un acto de fanatismo.

Los Estados Unidos no son las dos costas (este y oeste). Esta votación pro Trump ha reflejado al resto de gringos (muchos llamados red necks). Aunque Hillary ganó por décimas el voto popular, Trump ganó el Colegio Electoral. La Florida, salvo con Barack Obama, volvió a la votación republicana desde el episodio de la Bahía de Cochinos.

Hillary, con 30 años en la administración pública, era la representación perversa de la odiada clase política de los lobbies gringos. Pero estoy convencida de que, además, su condición de mujer fue un condicionante por un comprobado machismo que persiste en los grupos demográficos del centro de ese país, a quienes los mensajes misóginos de Trump no molestó en absoluto.

El odio ha sido exacerbado por el lenguaje incendiario de una campaña electoral que ya afectó el corazón de un sistema que alguna vez inspiró sueños democráticos e inclusivos. Veremos si su sistema los defiende y nos defiende.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.