21.SEP Viernes, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

“Lo importante para el país es que PPK acierte esta vez y empuje en la dirección correcta”.

Por fin los escenarios comienzan a moverse. PPK admite que no calculó el primer año, que pensó que pudo hacer más y la mayoría de ciudadanos coinciden en que las esperanzas se desvanecieron y que fueron 12 meses para el olvido. Tras el terremoto Chinchero, que se llevó de encuentro a dos ministros y a un contralor, fue elegida rápidamente la autoridad que encabezará el órgano de control.

La reunión del jefe de Estado y la lideresa de Fuerza Popular ha bajado el tono de confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo. Más bien, la disputa y los bandos parecen haber pasado al interior de las fuerzas fujimoristas. Los keikistas y kenjistas se han enfrascado en una bronca a raíz de la suspensión dictaminada por la comisión de disciplina de Fuerza Popular al benjamín de los Fujimori. Hasta Alberto ha saltado hasta el techo. Se ha preguntado si el hecho de querer tender puentes con el gobierno, ser buen hijo, ayudar en sus necesidades básicas a un ex presidente recientemente preso (Humala) y expresar sus decisiones de conciencia, es infraterno, y se ha respondido asegurando que la “deslealtad está en otros”.

En este jaleo, los keikolovers le han pedido a don Alberto que tome agüita de azahar. Todo este embrollo fujimorista, sin querer queriendo, le ha dado un respiro a PPK para tomar las decisiones que le den gobernabilidad a mayor plazo.

La disputa entre los hermanos Fujimori, con el papá tomando partido, puede ser de pronóstico reservado, pero al final lo que está detrás de la motivación de construir puentes de Kenji es el indulto humanitario, y eso está en manos del presidente de la República.

Mientras tanto, lo importante para el país es que PPK acierte esta vez y empuje en la dirección correcta la rueda del progreso y el desarrollo para que comience a andar, porque este primer año ha estado paralizada por lavajatos, niños costeros y también, cómo no, por demasiadas torpezas hechas en casa.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.