15.NOV Jueves, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados
Opinión

“No sean ‘caraepalo’ a la hora de hacer juicios de valor con sus amiguitos y afines ideológicos”.

En 2014, el Frente Amplio gritaba a los cuatro vientos que había una ofensiva golpista de extrema derecha “contra el gobierno democrático de Nicolás Maduro”. En 2017 siguen las mismas voces de viejos comunistas dentro de ese Frente que, tras decenas de muertes, corrupción a gran escala, persecuciones, injusticias, arrestos políticos de Leopoldo López y Antonio Ledezma extraídos de sus camas entre gallos y medianoche insisten en afirmar “la prepotencia del mundo contra el gobierno de Venezuela”, como insiste el congresista Manuel Dammert Ego Aguirre. Sí, el que prometió gas a 12 soles durante el gobierno de Ollanta Humala.

Escuchar a Dammert (68), a quien conozco desde su juventud cuando militaba en el Partido Comunista del Perú, seguir diciendo que hubo un voto ciudadano libre en Venezuela calificando esa pantomima electoral de “epopeya democrática” nos demuestra una vez más el doble rasero de muchos izquierdistas en nuestro país.

Dammert debería escuchar un poquito a su compañera de bancada Marissa Glave, quien por lo menos habla de un régimen sin legitimidad social y unas elecciones a la Asamblea Constituyente convocada de manera ilegal. Durante el período de Humala, quedó claro que nunca criticarían el gobierno de Chávez, hoy muerto, y al impresentable Nicolás Maduro. Hoy sabemos claramente lo que le deben al gobierno de Venezuela y más recientemente lo que recibieron del Brasil de Lula, pedido por la justicia.

El gobierno peruano está promoviendo la cita de cancilleres, la Comunidad Europea acaba de pronunciarse y también desconoce esa Constituyente, sin mencionar a los Estados Unidos.

Creemos y queremos que a Maduro le quede poco tiempo. Espero también que el pueblo venezolano pueda resistir y terminar con esa pesadilla. Y a los izquierdistas peruanos: dictadura es dictadura, de derecha o de izquierda. No sean ‘caraepalo’ a la hora de hacer juicios de valor con sus amiguitos y afines ideológicos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.