12.NOV Lunes, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados
Opinión

“La mayoría, harta de politiquería, exige que haya autoridades que hagan su chamba”.

“The time to do it is about now”, fue la respuesta literal del presidente Kuczynski al periodista de The Economist al ser consultado sobre el indulto al ex mandatario Alberto Fujimori. El debate y el personaje, sin duda, mueven las emociones primarias de su familia, de sus seguidores y por supuesto de sus odiadores.

Mucha tinta seguirá gastándose, muchas gargantas desgañitándose a favor y en contra hasta la decisión definitiva del jefe de Estado. No considero que la frecuencia en la agenda y los decibeles en los gritos de las partes polarizadas resuelvan los problemas de gobernabilidad del país ni consoliden a las fuerzas opositoras, lo que logra es aumentar el ruido y debilitar cualquier entendimiento mínimo entre los poderes reales y fácticos.

Sí creo que la mayoría, harta de politiquería, exige que haya autoridades que hagan su chamba con responsabilidad y honestidad. A los ciudadanos no politizados les indigna la eterna discusión que solo conduce a una mayor crispación de un país donde podemos ver morir a jóvenes trabajando como esclavos, encerrados.

Sondeos aseguran que más del 50% estaría de acuerdo con un gesto humanitario del presidente respecto al inquilino de Diroes tras una década de encierro. De concretarse, un tercio, predominantemente, las izquierdas aprovecharían para sacudirse de PPK, al que apoyaron a regañadientes en las elecciones para evitar a Keiko en el poder.

En la otra orilla, el factor Kenji habría sido clave y reforzaría su imagen entre oficialistas y albertistas, y el factor Keiko tendría competencia en su liderazgo y ascendencia dentro de Fuerza Popular y en el manejo de la mayoría parlamentaria. El gobierno no la lee, así lo confiesan fuentes allegadas; sin embargo, una decisión de PPK de indultar por razones humanitarias a su padre, aunque con riesgos específicos, le movería el piso a la jefa de Fuerza Popular, pero también cambiaría la dinámica del juego político de hoy, no hay duda. Aquí sí, el orden de los factores alteraría el producto.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.