02.MAR Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

director@peru21.com

Lo que muchos pensábamos, pero no terminábamos de identificar con claridad, lo aclaró Ricardo Uceda ayer en imperdible lectura sobre el caso Martín Belaunde Lossio (MBL): “Para la Procuraduría, el amigo de Ollanta Humala (léase, Martín Belaunde Lossio) era cabecilla de (una) organización delictiva, y, por lo tanto, ajeno a los beneficios de un delator”.

Hasta hoy, MBL es miembro (como cabecilla o integrante) de la mafia que operara en Áncash, y es por ello que es parte de las investigaciones del citado caso. Pero hay un hecho que ha pasado desapercibido, o impensado: ¿no será MBL cabecilla de una mafia paralela a la de Áncash y que operaba en distintas regiones con el fin de hacer grandes negociados con obras públicas?

Esta hipótesis no es descabellada: si bien es cierto que MBL aparece en el caso Áncash/‘La Centralita’, donde operaban César Álvarez y otros (como Rodolfo Orellana), también es cierto que, por ejemplo, Orellana tenía su propia red trabajando paralelamente. Lo mismo podría suceder en el caso de MBL: él podría tener su propia red encargada de hacer negociados en las diferentes regiones, una de ellas Áncash. No son situaciones, necesariamente, excluyentes: MBL podía encabezar una mafia a cargo de un tipo de operaciones y que, en dicha condición, participe de operaciones que se cruzaban con las de Álvarez y Orellana.

Si esta hipótesis es cierta o no, lo determinarán las investigaciones de los casos. Por lo pronto, así como existe una comisión investigadora del caso Áncash/‘La Centralita’, existen ya comisiones para los casos Orellana y MBL. Lo que falta, no obstante, es señalar a MBL como potencial cabecilla, con lo cual el nombrado pierde cualquier capacidad de colaboración eficaz, pero, además, abre los espacios para que otros miembros de esta potencial red se acojan a ese beneficio y permitan llegar a la verdad de manera más eficiente y justa para todos, tanto el investigado como el Estado.

Evidencia a favor de la hipótesis existe; falta saber si hay interés institucional.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.