13.JUN Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Corre el siguiente rumor en el Congreso: la vicepresidenta Marisol Espinoza está por liderar un colosal cisma en el oficialismo dentro de muy poco tiempo, formando una bancada aparte con aquellos, que, como ella, son conscientes de que no van a ser tomados en cuenta para integrar la lista de congresistas que el humalismo presentará en el 2016, aquella que irá encabezada por Nadine como “locomotora” y en donde solo figurarán los incondicionales a esta.

Se habla de que Siomi Lerner, el gran “mánager” de la zurda local, es quien les está tentando, ofreciendo puestos y financiamiento, además de presentarles los argumentos de que el humalismo ya no es considerado de izquierda por el electorado rojimio dada su política económica, que hay que saltar del barco antes que estos líos de Martín Belaunde y López Meneses les manchen gratuitamente, que los probables candidatos oficialistas Urresti y Jara tampoco son percibidos como de esa tendencia por el 30% de eternos disconformes y que esa porción está quedando libre para un solo candidato, mientras que la derecha –como de costumbre– está saturando su área con un montón de candidatos.

Lo que también me aseguran es que esta bancada no se integraría a los disidentes rojos provincianos del grupo Dignidad, a los que ven como muy cerriles, de escaso futuro político y poco manejables. El premio gordo de este cisma –si le convencen– sería Abugattás, que encabezaría esta lista zurda en el 2016 junto a Marisol si decide irse. Se habla de que Marisol ya tendría entre 15 y 20 anónimos congresistas apalabrados. Visto en perspectiva y conociendo cómo Nadine no traga a Marisol, toda esta versión es bastante factible.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.