19.JUL Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

No elegimos al Presidente para que arbitrariamente señale un camino a seguir, o para que haga lo que mejor le parezca o mejor le convenga a él y a su entorno.

Enrique Castillo, Opina.21
Los peruanos, con nuestro trabajo, ya habíamos establecido la ruta, y sabíamos lo que queríamos (crecimiento económico y un Estado al servicio del ciudadano), y lo que no queríamos (autocracia, un Estado ineficiente, y corrupción).

Las empresas y los emprendedores de todo el país generaron el crecimiento y pedían que los políticos hicieran su parte. El Presidente solo debía hacer que el Estado: i) cumpla real y eficientemente con sus tareas; ii) invierta adecuada, oportuna y transparentemente el dinero que nosotros le entregamos al pagar nuestros impuestos; y, iii) ofrezca a los ciudadanos e inversionistas las facilidades necesarias para crear riqueza y empleo, con pleno respeto del marco legal vigente.

Tres años después, vivimos enrejados mientras los delincuentes cometen sus fechorías libremente por las calles; el transporte público es una trampa mortal: nuestros hijos reciben una educación de pobrísima calidad; los mismos peruanos pagamos las mismas altas tasas de impuestos, mientras la informalidad avanza y la ampliación de la base tributaria es solo una promesa que nadie cumple; las empresas se van del país porque no pueden operar; algunos gobiernos regionales empiezan a ser tierra de nadie; las obras del Estado se siguen haciendo a través de extrañas organizaciones que nadie puede fiscalizar; y el dinero del Estado se gasta en traer a los gobernadores de todo el país para que conformen la portátil de Palacio; mientras el Presidente nos dice: ¿y cuál es el problema?.

El problema es que los peruanos esperaban un líder que ayude a resolver problemas y no a crearlos; que haga que el Estado sirva al ciudadano y no que se sirva de él. El problema es que los políticos siguen de espaldas a ese país que crece gracias al esfuerzo de la gente de a pie.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.