04.MAR Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

L uego de que fundamentalistas islámicos atentaran en París contra el semanario Charlie Hebdo asesinando salvajemente a 12 personas, en otras ciudades de Francia se han registrado, en represalia, múltiples ataques contra distintos lugares de culto musulmán. Hay también aquellos que culpan del atentado al propio semanario por sus “provocaciones”. Equivocados los unos y los otros. No todos los musulmanes son terroristas ni las creencias deben estar protegidas de la sátira. Como cualquier idea, un credo puede ser satirizado y este tiene todo el derecho a responder con la verdad y la solvencia de su discurso. Si una religión no admite crítica, humor o ironía, hay que verla con cuidado. Yo soy de los que creen que las religiones separan porque cada una vive en la soberbia convicción de tener la verdad y esa soberbia puede llevar al fanatismo que asesina. El escritor austriaco Stefan Zweig dijo: “Aquellos que anuncian que luchan en favor de Dios son siempre los hombres menos pacíficos de la tierra. Como creen percibir mensajes celestiales, tienen sordos los oídos para toda palabra de humanidad”. Y Salman Rushdie, el escritor a quien la ira fundamentalista se la tiene jurada, ha dado su apoyo al semanario Charlie Hebdo con una sentencia: “Las religiones, como todas las demás ideas, merecen crítica, sátira y nuestro valiente irrespeto”. Amén.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.