23.MAY Jueves, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Felicidad en Cusco

La cocina maravillosa de Virgilio Martínez en el restaurante Senzo, dos vinazos Noemía y Angel’s Cuvée– y un pisco nos hicieron la vida más feliz en Cusco.

(USI)
(USI)

Después del amor no hay placeres más intensos que el comer y el beber. Y a eso fuimos a Cusco, al bello hotel Palacio Nazarenas, ubicado en un convento religioso colonial que hoy se ha transformado, con buen gusto, en uno de los mejores de la Ciudad Imperial.

Y este valor se potencia porque su restaurante, Senzo, es dirigido por Virgilio Martínez, el gran cocinero peruano que ha ubicado a Central, su restaurante limeño, dentro de los 50 mejores del planeta.

Asegurada la calidad de la comida, Claudia Eraso, la sommelier de Orient Express –la cadena a la que pertenece Palacio Nazarenas–, nos recomendó dos vinazos para maridar los platos de Virgilio: un Noemía 2010 Malbec (Argentina) y un Ange’ls Cuvée Blanc de Bianco 2004 (80% Chardonnay, 10% Trebiano y 10% Viognier, un blanco uruguayo único en su género pues hizo lías y envejeció como un Jerez).

Eraso dice que el Angel’s tiene una nariz compleja, con notas a leche fresca y durazno, almíbar, níspero y pasto –elegancia pura–, y que por eso maridó muy bien con el paiche en costra de tocino y caldo de cerdo “porque resalta toda la fruta del vino y cambia radicalmente sus notas de miel y durazno”. Al Noemía –“sutil y maduro”– le fue muy bien con la malaya “pues el dulzor leve de la salsa se sostiene y no pierde la fruta”.

Para el postre con chirimoya abrimos un Cholo Matías Torontel. Seguimos felices.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.