27.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Mientras el presidente Ollanta Humala habló de cloacas; Evo Morales, presidente de Bolivia, afirmó que “las telenovelas influyen en los embarazos adolescentes […].

Mientras el presidente Ollanta Humala habló de cloacas; Evo Morales, presidente de Bolivia, afirmó que “las telenovelas influyen en los embarazos adolescentes, la violencia machista y la infidelidad, lo que causa la descomposición de los matrimonios y las familias”. Así, el buen Evo se unió a la cantaleta que insiste en achacarle a la TV responsabilidades que no tiene. Si lo que dice el presidente boliviano fuese cierto, ¿cómo explicaría que también existan machismo, familias disfuncionales y embarazos no deseados en lugares donde ni siquiera hay luz? Es cierto que, en países como Bolivia y el nuestro, la TV se convierte en el centro de la vida de muchas personas. A falta de instituciones sólidas, los medios son vistos por la mayoría como tribunales de justicia y referentes de vida, pero este escenario es consecuencia de la recurrente
ineficacia estatal y la precaria educación de nuestros pueblos. Fácil es culpar de cualquier deformación social a la TV, cuando más importante sería preocuparse en fortalecer la educación y la información. Así, habría gente con herramientas para decidir cómo se informa y con qué se divierte. Si Evo se siente como ‘Nandito’, no es culpa de ‘Soraya’; la culpa es de quien no le enseñó que María, la del barrio, era solo ficción.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.