20.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Bien harían los ‘pulpines’ en salir a la calle, a protestar por la actual situación de la política nacional con la misma energía que en su momento protestaron por la televisión basura, porque a estas alturas poco se diferencia la farándula de nuestra clase politiquera. Igual como el espectáculo local le da duro a la matraca con las desdichas y embarazos de chicos de reality; nuestros políticos dan material a la prensa para hacer bulla con el tema de moda: Belaunde Lossio. Los ingredientes son los mismos en ambos casos: conflictos, peleas y deslealtades que serán achacadas oportunamente a unos y otros. Hace meses que ‘la fuga del Chacal’ tiene paralizado al país, que ha seguido con atención (como si fuera importante) todo sobre este caso. El martes, cuando se supo que el hombre más importante del país se había vuelto a escapar, el reality llegó a su punto más alto. El gobierno, como en el lejano oeste, ofreció una recompensa por su ex aliado, mientras este, desde la clandestinidad, inventaba un secuestro ‘armani’ tan falso como una cachetada de payaso. Un lamento boliviano, un cuento chino más de la más pura farándula política. Puro bluf que nada aporta en la urgente solución de los graves problemas que sufre el Perú. Un pobre país como el nuestro, secuestrado ‘de verdad’ por la delincuencia, el caos y la corrupción.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.