24.JUL Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Enrique Castillo,Opina.21
No sabemos que espera el Presidente de la República para poner orden en la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), una institución que cada vez se desprestigia más, y cuyas prácticas van cayendo a niveles de escándalo.

Ayer, tratando de adelantarse a un informe propalado por Cuarto Poder de América Televisión –en el que se difunde la trama de cómo investigar y anular al congresista Víctor Andrés García Belaunde, quién ha sacado a la luz una serie de revelaciones sobre las presuntas irregularidades cometidas por el Primer Ministro René Cornejo a través de la consultora Helios–, la PCM anuncia la renuncia del asesor del ministro que presuntamente habría participado en el irregular hecho.

“La PCM niega rotundamente haber propiciado cualquier tipo de acción irregular orientada a investigar y anular políticamente al congresista Víctor Andrés García Belaunde”, y añade que se ha dispuesto la realización de las investigaciones inmediatas y transparentes.

Pero, ¿nos va a decir la PCM que el renunciante asesor del Primer Ministro, quien lo acompaña desde otras gestiones en otras instituciones, actuó por propia iniciativa sin conocimiento del Primer Ministro?, ¿se inmoló sin que nadie lo sepa?, ¿arriesgó su carrera, su posición, su sueldo y su prestigio por su cuenta y riesgo?, ¿entregó dinero de su bolsillo sin consultar a nadie por pura estima al Primer Ministro?

¿Nos va decir el Primer Ministro que la persona que debía ejecutar la presunta irregular acción era un “espontáneo” que se prestó al juego de puro loco, solo por dinero?, ¿dos personas improvisan por su cuenta una acción contra un congresista porque se les ocurrió?

Aquí parece que la pita se ha roto por la parte más débil. Nadie expone su “pellejo” de esta manera solo porque se le ocurre. Nadie.

Aquí algo no solo huele mal, sino que apesta y el Presidente de la República, Ollanta Humala, todavía no quiere darse cuenta de ello o cree que los peruanos somos tontos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.