24.ABR Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Una injusta sanción puede ser la espada que afecta la vida de un guerrero. Pero solo al principio. Después, los guerreros fuertes y vencedores de mil batallas se alzan y vencen.

Carmen González,Opina.21
c.gonzalez@infonegocio.net.pe

Eso se llama ‘resiliencia’. Y tú, Javier, eres de estos.

Te sancionaron los que quieren indultar a un criminal arrogante nunca arrepentido; los seguidores de “la plata llega sola” y los que el miedo convirtió en Judas Iscariote.

Contaron con ese hermano de la nada –Lay–, alineado con Marco Tulio y Luis Castañeda en el intento de revocar a la alcaldesa de Lima, Susana Villarán.

¿Sancionarte a ti, “hombre ejemplar, coherente e indoblegable”? (*) Nunca toleraron tu grandeza. Los hace ver su pequeñez. Proyectaron en ti lo que ellos son. Podrían declarar que fue grave injusticia. Pero tendrían que estar más empinados. Mejor así. Es un honor cuando los corruptos y trémulos de miedo acusan y sancionan a un hombre probo.

¡Tantos te amamos, Javier, y tanto te necesita esta patria! ¡El amor y la fuerza de espíritu producen VIDA y hoy, miles de peruanos tienen la fuerza de su corazón puesta en ti! Tienes que vivir muchos años. Tú sabrás como lograrlo. Los hijos y los nietos del pueblo te requieren ¿Entendiste? No los puedes defraudar. ¡Ya lo sabes!

(*) C. Hildebrandt


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.