20.FEB Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Chris Beck, el militar que se transformó en mujer tras 20 años de servicio

Un año después de su retiro, cambió la foto en su perfil de LinkedIn por la de una mujer. Ahora se llama Kristin.

Chris Beck y su transformación en Kristin. (BBC)
Chris Beck y su transformación en Kristin. (BBC)

Chris Beck pasó 20 años trabajando de forma encubierta en líneas enemigas como miembro de los Navy Seal, la unidad de élite de la marina de Estados Unidos que realiza operaciones especiales o comando. Pero tenía un secreto: desde niño sentía que era una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre.

Como integrante de los Navy Seal, el mundo de Chris era rudo, machista y algunas veces violento. Participó en misiones encubiertas en el Océano Pacífico y en Medio Oriente y luchó junto a miembros del SAS (Special Air Service) de Reino Unido. Esto último ocurrió en el río Shatt al-Arab, durante la invasión a Irak en 2003.

Pero en febrero último, cuando había transcurrido más de un año desde su retiro de las fuezas armadas, cambió la foto que tenía en su perfil de LinkedIn y la reemplazó por la de una mujer sonriente, alta y de cabello oscuro, con la bandera de Estados Unidos como fondo.

“Me estoy quitando todos mis disfraces y anunciándole al mundo mi verdadera identidad como mujer”, escribió. Chris se había convertido en Kristin.

Según las reglas los Navy Seal, sus integrantes tienen que ceñirse a valores inquebrantables como integridad, lealtad y confianza. Por eso, Kristin temía que sus compañeros la acusaran de deshonrar sus principios al revelar públicamente que era transexual.

Aunque para algunos fue difícil aceptar su decisión, la respuesta que recibió fue abrumadoramente positiva.

“Muchos me dijeron: ‘Kris, no entiendo la situación que estás atravesando, pero sé lo que has pasado. Estuviste en el terreno por 20 años e hiciste un trabajo excelente. Te apoyo 100%, espero saber más de ti y verte en nuestro próximo encuentro’”, le contó el exmilitar a la BBC.

Consciente de que la noticia se propagaría, Kristin decidió contar su historia antes de que alguien más lo hiciera.

Así fue como decidió escribir el libro Princesa guerrera: el camino de un Navy Seal para reconocer su transexualidad junto con Anne Speckhard, profesora de psiquiatría de la Universidad de Georgetown, en Washington.

“Estaba tratando de vivir tres vidas”, dice Kristin. “Tenía una vida secreta con mi identidad femenina, otra con el equipo de los Navy Seal y una más en mi hogar, con mi esposa, hijos, padres y amigos”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.