15.AGO Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Jorge Valdano: “El fútbol peruano ha descarrilado”

El ex director general del Real Madrid conversó en exclusiva con Perú21, en Madrid, sobre nuestro balompié, de Messi, Cristiano, Pizarro y Mourinho.

Jorge Valdano sigue metiendo goles desde el análisis certero. (Francisco Cairo)
Jorge Valdano sigue metiendo goles desde el análisis certero. (Francisco Cairo)

El fútbol es mucho más que un juego, es un fenómeno social que va más allá de ganar o perder. Por eso la dialéctica merece un lugar en el ‘equipo’. Gente como Jorge Valdano, ex campeón con Argentina y con el Real Madrid, sigue metiendo goles desde el análisis certero. Nos tomamos un café cerca del Bernabéu. Sobre la mesa, Messi, Ronaldo y todos los tópicos del fútbol europeo. Y también, claro, Perú.

¿El fútbol de hoy es mejor que el de antes?
A mí me da la sensación de que el fútbol de ahora supera al de antes. Quizás tenga un punto menos de romanticismo y falte el punto de picardía que nos gustaba tanto, pero es un fútbol más organizado, más estricto, más profesional.

¿En qué otra cosa ha evolucionado el juego?
Si hablamos de lo táctico, los equipos de hoy son claramente más compactos. Si analizamos los partidos, no yendo a los sesenta, sino de Maradona en adelante, diremos que entonces se corría 8 kilómetros por partido y hoy se corre hasta 12. Y si hablamos de capacidad individual, pues nunca hemos estado ante un duelo como el de Messi y Cristiano.

En los 80, alguien como James Rodríguez correría 7 kilómetros.
O quizás menos, porque en esa época correr te hacía sospechoso. Una vez a Bochini le preguntaron sobre Cruyff y respondió: ‘Corre mucho, pero juega bien’; o sea, le descontaba al talento el hecho de correr.

Para muchos no hay duda de que Messi está entre los cinco mejores de la historia. A Cristiano no se le ubica allí.
Y bueno, acá juega el gusto. Yo no tengo duda de que Messi está entre los cinco mejores, pero Cristiano tiene un mérito enorme porque le planta cara a un genio como Messi. Con sus registros en el Madrid, Cristiano solo puede ser un grande de la historia.

¿Cristiano está a la altura de cracks como Zidane o Ronaldo?
Ya veremos si estará a la altura de Di Stefano, Pelé, Cruyff y Maradona, pero claramente está a la altura de las referencias que has marcado. Y si uno no se convence a partir del gusto, que mire los números y allí Cristiano derrota a cualquiera. Ronaldo es uno de los mejores delanteros que vi en mi vida, mientras que Zidane era fascinante, solo verlo parar una pelota te reconciliaba con el juego. No obstante, si hablamos de un terreno más práctico, el incomparable es sin duda Cristiano, porque hace una contribución decisiva en cada partido.

El hincha valora los números, pero se queda con otras cosas más.
Bueno, yo soy alguien que ha luchado siempre por esas cosas más, y las disfruto muchísimo, pero me da mucho miedo cometer una injusticia con Cristiano. Mucha gente lo rechaza por lo gestual, pero es un tipo mucho mejor de lo que la gente percibe y tiene la enorme virtud de tener una profesionalidad que lo ayuda a ser un poco mejor cada día. Cuando yo estaba en el Madrid recuerdo que había jugadores que le imitaban el peinado, otros le imitaban el móvil que llevaba, siempre ese afán de imitar lo secundario. Yo les decía ‘imiten cómo entrena, imiten las horas que pasa en el gimnasio’. Diría que nunca he visto alguien con ese grado de profesionalidad. Si hasta se fabricó un cuerpo nuevo, pues era flaquito y se convirtió en un gladiador. Hay gente que deja su talento en el gimnasio, pero este fortaleció su talento con el trabajo.

¿Messi o Maradona?
Son incomparables, genios de los que nacen cinco o seis en un siglo. Creo que Diego dijo que Messi juega más en relación al arco contrario y él jugaba más en relación a la cancha, porque Diego fue más estratega que goleador… Pero bueno, estamos viendo que Messi se tira hoy unos metros más atrás y es un estratega extraordinario.

Estamos viendo a un Messi distinto.
Sí, demasiado pronto, creo yo. No descartaría que ello se deba a una desconfianza física después de las lesiones. Él necesita hacer esfuerzos menos explosivos, y como la clase le sale por las orejas, parándose en cualquier lugar de la cancha, termina siendo decisivo.

Para mí, es una osadía eso de que Maradona ganó solo el Mundial del 86.
Argentina era un muy buen equipo, aunque con Maradona fue hasta fácil ganar. Todo equipo necesita una estructura para ser campeón del mundo e incluso los genios son dependientes de un colectivo. Por eso me parece totalmente caprichoso señalar a Messi como si él fuera el responsable de que Argentina no salga campeón otra vez.

Nunca el fútbol me hizo llorar tanto como cuando nos empataron en el Monumental, en la eliminatoria para el Mundial de México 86?
Mejor que hayas llorado tú a que yo lo hubiera hecho en el Monumental, ja, ja, ja. Francamente, fue un momento dramático en el Monumental y extravagante en Lima, con esa marca de Reyna a Maradona que no la volví a ver jamás.

Era un gran equipo peruano.
Exactamente, aunque yo me quedé deslumbrado con el equipo del 70, que era capaz de tirar paredes de arco a arco. Parece mentira que no se haya heredado ese estilo, algo se tiene que haber hecho muy mal para que esa gente no haya dejado un legado. De los ochenta en adelante, el fútbol peruano ha descarrilado.

¿Qué es el estilo en el fútbol?
Es lo que nos hace diferentes y únicos. El estilo tiene que ver más con el fondo que con la forma. Una vez Bielsa fue a Manchester con el Bilbao y lo único que le sorprendió fue un cartel en el vestuario que decía ‘No hay orgullo más grande que ser reconocido por tu estilo’. Eso habla bien del estilo, no porque sea más importante que el resultado, sino porque está antes del mismo. Si hay un estilo, hay un refugio para comenzar un nuevo proyecto.

¿Mantener un estilo no depende del talento?
El talento se cultiva. España era el equipo de la ‘Furia’, daba la sensación de que, si no te tirabas a los pies, no eras del todo futbolista. Pero se hizo una revolución formativa y se puso a la técnica en el centro de la ecuación. A partir de allí, jugadores pequeñitos, que no generan intimidación física, comenzaron a bailar a medio mundo.

Pero en general, hoy se corre más de lo que se juega.
Cuando era chico se me ponía la piel de gallina cuando escuchaba el ‘ole, ole’; ahora me desespera que los hinchas griten ‘huevo, huevo’ como si fuera lo mismo. Yo no pregono la vagancia, porque el fútbol se gana corriendo y nadie se puede guardar el esfuerzo, pero la esencia está en otra parte. Jugar bien es lo más difícil. Defenderse lo puede hacer cualquiera si achicas los espacios.

¿Lo de Simeone en el Atlético demuestra que se puede cambiar una dinámica perdedora?
Los técnicos que tienen convicción hacen equipos que se parecen a ellos y son duraderos. ¿Qué diferencia a Guardiola y a Simeone? Los diferencia el estilo. ¿Qué los iguala? Que han hecho equipos duraderos y que se parecen a ellos. He ahí la importancia del entrenador.

En el Perú hay la idea de que al jugador le falta disciplina.
Disciplina y profesionalidad son la primera piedra. Si empezamos el discurso por ahí, es que falla lo esencial, que es la formación del futbolista.

Claudio Pizarro sigue en la selección a los 36 años. ¿Hasta cuándo se debe prolongar el ciclo de un jugador?
Las selecciones se hacen con los mejores de cada semana, no con los mejores del futuro. Si entre los mejores de hoy está Pizarro, la obligación del técnico será explotarlo hasta donde lleguen sus fuerzas.

Jorge Valdano habló de su relación con Mourinho, con quien coincidió en el Madrid cuando era director general. “Cuando las sensibilidades son tan distintas, el desencuentro es inevitable”.

Para el ex DT del Madrid, el líder “no ordena, convence. Debe tener argumentos, no pegar garrotazos en la cabeza de los jugadores”.

Por Francisco Cairo (Enviado especial a Madrid)


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.