24.ABR Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

El Movadef en las huelgas del magisterio [ANÁLISIS JURÍDICO]

Desde el domingo 6, al reclamo de los maestros se ha sumado otro factor: la infiltración del Movadef.

El Movadef en las huelgas del magisterio (Perú21)
El Movadef en las huelgas del magisterio (Perú21)
Josefina Miró Quesada

Josefina Miró Quesada

@josefina_28

En cuatro días se cumplen dos meses desde que se inició la huelga de profesores del Sutep en el Cusco y que luego se extendió a nivel nacional. Millones de estudiantes están a punto de perder el año escolar. Y ante este inminente riesgo, el gobierno busca desesperadamente el diálogo. A pesar de los esfuerzos tendientes a buscar una solución, las protestas continúan.

Desde el domingo 6, al reclamo de los maestros se ha sumado otro factor: la infiltración del Movadef —brazo político del grupo terrorista Sendero Luminoso (SL)— en las marchas.

En declaraciones a Cuarto Poder, luego validadas a Perú21, el viceministro del Orden Interior, Rubén Vargas confirmó que 4,819 profesores se adhirieron al padrón electoral del Movadef en 2011. En sus palabras, “cerca de 5 mil profesores siguen la línea del Movadef”.

En esa línea, el Ministro del Interior (Mininter), Carlos Basombrío, señaló a la prensa que el Movadef estaba detrás de la violencia en el paro de los maestros. Vinculación que fue rechazada por el dirigente del Sutep de Satipo, Alfredo Sánchez. “El ministro del Interior quiere difamarnos; hace ver a la población de que somos terroristas o del Movadef”, señaló

¿Movadef en el magisterio?

La denuncia sobre el padrón electoral merece una precisión. Lo declarado por el Mininter aludía al intento del Movadef, en 2011, de pretender inscribirse como organización política. Sin embargo, una cosa es firmar una lista de adherentes para pedirle al JNE que una agrupación sea inscrita como partido y otra cosa es integrarla. De lo difundido, no se puede concluir que los casi cinco mil firmantes sean militantes o seguidores del Movadef.

Para el politólogo Fernando Tuesta, sería exagerado decir que una cosa es igual a la otra. “Hay que estar atentos con SL, pero también ser responsables. La firma puede expresar varias cosas”, señaló.

Pedro Yaranga, especialista en temas de terrorismo coincide y precisa que es “probable que [los firmantes] hayan sido manipulados con tácticas utilizadas para recoger ese tipo de firmas”. De ahí que considere que el número de seguidores netos sea más limitado. “(El Movadef) se aprovecha de la necesidad de los profesores; no creo que sean 5 mil, pero sí deben haber localizado a dirigentes, como los hay en Cusco, Puno, Ayacucho, Huancavelica”, comentó.

En entrevista con Perú21, Vargas destacó que parte de la estrategia del Movadef es infiltrarse en sectores “movilizables”, es decir, en espacios donde aún existen demandas sociales insatisfechas. “No es que el Movadef haya organizado eso, sino que cuando se presentan estas protestas legítimas, atizan la violencia”, comentó.

Para Yaranga, “ellos siempre están a la pesca de problemas y donde los hallan, incitan a que conlleve a huelgas y enfrentamientos con las fuerzas del orden porque es una manera de estar en la palestra nacional.” Precisó además, que cualquiera que fuera el motivo de la protesta, están obligados a participar. “Como tienen experiencia, en el camino, hacen fabricar proyectiles artesanales para atacar a la policía, pero nunca están adelante. Incitan y luego, inmediatamente se retiran”, subrayó.

En opinión del especialista, este “modus operandi” tiene una explicación. “Movadef ya no es solo un frente social, es el mismo Sendero Luminoso; sigue trabajando política e ideológicamente para construir más frentes y estar presente en todas las luchas sociales a nivel nacional”, señaló. Desde el año 2013, explicó, es una consigna que el mismo Abimael Guzmán les ha hecho llegar.

En el limbo legal

El Movadef es el brazo político de Sendero Luminoso, aunque Alfredo Crespo, dirigente de la organización, lo haya negado varias veces. En declaraciones previas a este diario, dijo que “Movadef es una organización distinta a SL”. Su ideario, sin embargo, fundado en la ideología “Marxista, Leninista, Maoísta, Pensamiento Gonzalo”, los delata.

Desde que se constituyó, busca convertirse en un partido político y participar en los procesos electorales. Pero su objetivo se frustró en 2011 cuando el registro de organizaciones políticas (ROP) del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) le rechazó la inscripción. Al día de hoy, operan de manera clandestina.

Se sabe que los miembros de esta agrupación atizan la violencia en sectores donde existe descontento social, pero ninguno es detenido por ello. Salvo que sean dirigentes, son difíciles de identificar. Como no están inscritos, no hay un padrón oficial y la organización tampoco tiene personería jurídica.

Enfrentar al Movadef es complejo. Y el problema principal es que integrarlo no es delito. Jurídicamente no está probado que sea una extensión de Sendero Luminoso y, por tanto, una organización criminal. Para seguir operando, se cuidan de no cometer actos delictivos. Lo que explica, según Yaranga, por qué es que incitan y luego desaparecen.

Para el penalista Mario Amoretti, solo incitar, convencer o dirigir la toma de carreteras, aeropuertos, daños a la propiedad pública o privada ya es delito y tiene una pena hasta de ocho años. “¿Por qué para el caso de Fujimori sí aplican la autoría mediata y para estos no? ¡Están en flagrante delito y no se hace absolutamente nada!” opina. Sin embargo, ninguno de los detenidos por cometer estos actos ha sido probado ser afín al Movadef. “Ellos tiran la piedra y esconden la mano”, explica Yaranga.

¿Proscrito?


Tuesta considera que si bien el Movadef no ha sido reconocido jurídicamente, tampoco ha sido ilegalizado. “No está proscrito en el sentido de que cada miembro sea perseguido”, señala. Para serlo, explica, tendría que legalizarse primero en el marco de la ley de organizaciones políticas; supuesto que, considera, no sucederá porque no corresponde legalmente.

“Herri Batasuna”, por ejemplo, que fue el brazo político del grupo terrorista español ETA, pasó de la legalidad a la ilegalidad en 1998. Pero el Movadef nunca ha sido legal porque su ideología, fundada en el “Pensamiento Gonzalo”, fue el argumento que utilizó el JNE para no reconocerlo. Para ser un partido político, la organización debe cumplir requisitos mínimos de respeto a la democracia.

Para Tuesta, está bien que no sea legalizado. La solución sobre cómo enfrentarlo, explica, debe ir por otro lado. “Mientras no sea declarado como una organización delictiva, no puedes evitar que sus miembros sigan teniendo actividad política”, añade. Para Yaranga, además, “se cuidan mucho de no cometer un ilícito penal”.

Una opción es perseguirlos por el delito de apología al terrorismo, pero esto tampoco ha dado frutos. Para Amoretti, la mera adhesión al “Pensamiento Gonzalo” no podría ser calificado como tal. “Tendría que probarse la exaltación y la alabanza a Guzmán”, precisa.

Además, comenta Yaranga las recientes modificaciones a este delito han obligado al Movadef a cambiar sus tácticas. “Antes aclamaban abiertamente el Pensamiento Gonzalo o pedían libertad para los presos políticos, pero ahora ya no. Están dejando parte de las consignas y cambiándolas por otras”, comentó. Precisa que hoy evocan frases como “resistir y combatir”, consignas pasadas de SL, que, sin embargo, suelen pasar inadvertidas.

Organización Criminal


Para el ministro Basombrío, el problema de esta indefinición jurídica que rodea al Movadef podría resolverse a través de una investigación fiscal dirigida contra sus dirigentes. Se trata de indagaciones realizadas por la Dircote durante dos años que dieron con la captura de 28 miembros del Movadef sindicados de tener vínculos con el narcoterrorismo.

Entre los principales acusados están Manuel Fajardo y Alfredo Crespo, líderes de la organización, que según el documento fiscal habrían recibido dinero de una facción senderista comandada por ‘Artemio’ en el Huallaga. El Poder Judicial dictó prisión preventiva, pero luego, la revocaron por comparecencia restringida. Por eso, hoy están libres.

Según la fiscalía, la recopilación de estos datos probaría que Sendero Luminoso creó el Movadef y que son dos caras de la misma moneda. Esa es la tesis de la Dircote que suscribe el Mininter. Pero solo una sentencia que la confirme permitiría denunciar como terroristas a quienes integren el Movadef. Este expediente, sin embargo, sigue en el Tercer Juzgado Penal, en manos del fiscal superior Luis Landa, a la espera de que se formule acusación para pasar a juicio oral. Mientras tanto, miembros de esta agrupación seguirán actuando por lo bajo.

Para Yaranga, fue un error que el Mininter vinculara la huelga de los maestros al Movadef porque ello incitó más la protesta. Considera que esto, sumado a las debilidades del gobierno para enfrentar el conflicto, como la intervención del presidente Kuczynski en el diálogo, significa un triunfo para dicha agrupación. “Se ha conseguido todo lo que estaban buscando”, comenta. En efecto, así lo confirmó a Perú21 un colaborador para esta nota, integrante del Movadef, quien dijo estar “satisfechos de haber sentado al presidente”. “Continuaremos en otros sectores hasta paralizar las actividades del Estado”, advirtió.

*Este diario intentó comunicarse con Alfredo Crespo, dirigente del Movadef, para conocer su opinión sobre las declaraciones del Ministro Basombrío, pero no obtuvimos respuesta.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Tags:

Sutep

Movadef