27.MAY Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

#YoMarcho: ¿Los limeños están a favor o en contra de los derechos LGBT? [Video]

En 2015, una multitud de personas se dio cita en el Campo de Marte y se movilizó hasta la Plaza San Martín para exigir igualdad para todas las personas.

Marcha por el Orgullo Gay congregó a miles. (Luis Gonzales)
Marcha por el Orgullo Gay congregó a miles. (Luis Gonzales)
Esteban Acuña

Esteban Acuña

@estebanbigotes

[ACTUALIZACIÓN]
El año pasado, una concurrida marcha se desarrolló en Lima por el Día del Orgullo Gay, y nosotros estuvimos allí. A pesar de que solo ha pasado un año, los últimos acontecimientos internacionales (como la masacre en Orlando) demuestran que la reivindicación de sus derechos es necesaria, y que sigue más vigente que nunca.

[Municipalidad de Lima denegó uso de Plaza San Martín a la XV Marcha del Orgullo LGBTI]

Revisa a continuación el video que preparamos en 2015.

[NOTA ORIGINAL]
Una madre acompañada de sus dos hijos pequeños se quedó mirando un camión con altoparlantes abordado por travestis y transexuales en topless, que se perdía de vista por la avenida 28 de julio. Eran las 04:40 p.m y la Marcha por el Orgullo Gay iniciaba su desfile en la Avenida de la peruanidad, al costado del Campo de Marte con dirección a la Plaza San Martín, en el Centro de Lima. La señora tomó a sus hijos de las manos y se regresó por donde vino. “Es cosa de ellos, es su cuerpo”, dijo, antes de irse.

[YoMarcho: Así se vivió la marcha del Orgullo Gay en Lima en 2015]


Un centenar de personas con lienzos, pancartas y globos, se movilizó tranquilamente junto con una discreta escolta policial. Niños y niñas acomodados en los hombros de sus padres sostenían una colorida banderita de plástico en una de sus manos. Se escuchaba el destapar de las primeras cervezas de la tarde de un día caluroso, aunque nublado. Y salvo algunos reclamos de los conductores por el bloqueo de las vías, no hubo incidentes de violencia.

Las parejas que participaban de la marcha se tomaban de las manos, se abrazaban y se besaban sin temor al reproche social en uno de los países más conservadores de Latinoamérica. Resulta curioso que, a pesar del rechazo social a las movilizaciones que reivindican los derechos homosexuales, sea esta la que goce de un público espectador tan numeroso que otras manifestaciones ya querrían tener.

[Facebook celebra legalización de matrimonio homosexual en EEUU con colores del arcoíris en foto de perfil]

Cuando los estudiantes y los trabajadores salen a las calles, la gente se esconde en sus casas y no sale. Mira la protesta desde su ventana, o enciende el televisor y se escandaliza con las noticias de todos los canales que muestran imágenes –que se repiten una y otra vez– de estudiantes enfrentándose a la policía. En cambio, los colores del orgullo gay (naranjos, rojos, amarillos, verdes, azules y morados) parecían más bien hablar de una fiesta popular que de una protesta.


Preguntamos la opinión de los espectadores luego que la caravana pasaba frente a ellos y, para sorpresa nuestra, las reacciones, en su mayoría, fueron positivas: “si se quieren, normal”, “es decisión de cada persona”, “tienen derecho a vivir su vida”. Para ser precisos, de 21 respuestas solo cuatro fueron en contra, una de ellas protagonizada por una señora que calificaba a los manifestantes como “jóvenes atolondrados y distorsionados”.

[LoveWins: Estas son las marcas que ‘salieron del clóset’ y apoyan el matrimonio igualitario]

Probablemente, la respuesta de la señora indignada pudo haber representado a muchas de las personas que se negaron a hablar con nosotros: los que fruncieron el ceño y cruzaron los brazos; los que nos dijeron que estaban apurados; los que estaban a favor siempre y cuando no los vieran dándose un beso en la calle.

Es paradójico: los viejos nos contaron que la primera manifestación por el orgullo gay en Perú, en octubre de 1995, fueron no más de cuarenta personas sosteniendo carteles con mensajes alusivos a la reivindicación de sus derechos. Es probable, incluso, que hayan tenido miedo. Hoy la gente que está en contra de reconocer los derechos a la comunidad gay no se atreve a decirlo tan abiertamente como antes. Quizá sabe, en el fondo, que sus ideas son profundamente cuestionables.


[LoveWins: Berlín celebra Marcha del Orgullo Gay y legalización de matrimonio en EEUU]

Encontrar a tanto curioso a favor de la Marcha por el Orgullo Gay debe haber sido más bien un golpe de suerte que una representación acorde a la realidad. Eso sí, sabemos que la tendencia mundial dice lo contrario: en Estados Unidos ya fue aprobado el matrimonio igualitario en sus 50 estados.

El tema es discutible. Lo cierto es que al caer la noche, lo que en un inicio comenzó en el Campo de Marte con un centenar de personas movilizadas acabó en la Plaza San Martín en una multitudinaria manifestación congregada a favor de un cambio que, tarde o temprano, tiene que venir.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.