19.JUL Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Apra: ‘Uso político de gobernadores de Humala es una vergüenza y un delito’

Legislador aprista Mauricio Mulder dice que presidente comete peculado y que se cree un monarca. Además pide la renuncia de la jefa de la Onagi, Dacia Escalante.

Mauricio Mulder habló con Perú21. (Nancy Dueñas)
Mauricio Mulder habló con Perú21. (Nancy Dueñas)

Gonzalo Pajares (gpajares@peru21.com)
“Hoy voy a pedir que la Comisión de Fiscalización investigue a Dacia Escalante, directora de la Oficina Nacional de Gobierno Interior (Onagi). Ella debe renunciar a su cargo pues ha mentido. Además, hay que sancionar a todos los responsables de este escándalo”, nos dice Mauricio Mulder sobre el uso político de los gobernadores que el Estado tiene en todo el país.

[Velásquez Quesquén: ‘Gobernadores responden a intereses de Nadine Heredia’]

¿Qué se debe hacer con la Onagi?
Poner allí a gente honesta y cambiar a Dacia Escalante, su directora, quien el domingo, por televisión, le mintió en vivo y en directo a todo el país. Curiosamente, quien se encargó de desmentirla fue el propio Ollanta Humala. Ella nos dijo que los gobernadores habían venido a capacitarse, a recibir documentación, pero ayer salió Humala a decir que él los había invitado a Lima para celebrar el fallo de La Haya. Escalante ha quedado como una mentirosa; Humala, como un cachaco. ¿Qué nos está diciendo Humala? Que él, cuando le da la gana, puede convocar a los funcionarios públicos para que lo aplaudan, para que sean su portátil… y todo con recursos del Estado, lo cual es una vergüenza y un delito: peculado.

Los gobernadores fueron convocados incluso para celebrar el cumpleaños de Ollanta Humala…
Además de un delito, es la utilización abusiva del Estado por parte del presidente. Humala se cree un monarca al que los funcionarios públicos deben venir a rendirle pleitesía. Un presidente no puede utilizar los recursos públicos para celebrar su cumpleaños ni para ser aplaudido por los funcionarios. Mi lectura de esto es que la pareja presidencial, de tanto viajar en primera clase, de tanto ser saludada por personajes de relevancia internacional, de tanto andar en dorados salones, se cree monárquica, pero no son reyes, son solo mandatarios de un gobierno republicano.

Humala sonó prepotente al decir “yo los invité, cuál es el problema”…
Él y Heredia, por su poca experiencia política, no saben que el poder emborracha, obnubila. Ellos se han sentido unos elegidos, los dueños del Perú pero, cuando bajaron en las encuestas, como no tienen capacidad de autocrítica, responsabilizaron a los otros de sus errores, hablaron de conspiraciones. Por eso, son enemigos del Apra y de Alan García, de las encuestadoras y de la prensa… y le hablan mal a los periodistas, como diciéndoles “qué me mira cadete”. Humala es un cachaco, un picón que se siente perfecto.

Volvamos a los gobernadores. ¿Son necesarios?
Ellos reemplazaron a prefectos, subprefectos y tenientes gobernadores, cuya existencia viene desde la Colonia. Su función es representar al Estado… el problema es usarlos como ‘portátil’. Su necesidad está en contar– en cada centro poblado del país, por eso son 40 mil– con una persona que represente a la autoridad y que esté vinculada con el poder central. Lo que no hay que hacer es usarlos como carne de cañón o como prebenda política.

Muchos de estos gobernadores son dirigentes del nacionalismo y reciben sueldos de más de 1800 soles. Con nuestros impuestos estamos subsidiando al nacionalismo.
En el gobierno aprista ganaban 800 soles. Hoy ganan un platal y nos demuestra que este Gobierno es una vergüenza, pues lo único que quieren sus funcionarios es aumentarse el sueldo de una manera desvergonzada. Acá hay gente que gana 50 mil soles, pero no le quieren subir 100 soles a las enfermeras, a los médicos, a los maestros, a los policías. Con esto, no me queda duda que su intención es hacer, con los gobernadores, el colchón político para el 2016. Por eso, no me quedan dudas de que Nadine Heredia será candidata en las próximas elecciones, algo ilegal y delictivo. Lo acaba de decir The Economist, estamos frente a la “ambiciosa señora Nadine Heredia”

¿Existe el Partido Nacionalista?
No, es una entelequia. Ese partido no tiene secretario general y ha elegido como presidenta a Nadine Heredia, una elección que no ha sido aprobada por el Jurado Nacional de Elecciones porque no se siguieron las formalidades del caso: el presidente de un partido no se elige por aclamación sino en un congreso o en una elección específicamente convocada para ello. Los nacionalistas no tienen partido, son un grupo de personas con diversos intereses que lo único que quieren es colgarse de la teta del Estado.

Algunos gobernadores han declarado que fueron amenazados con la pérdida de sus cargos si no asistían a los mítines de Humala…
El nacionalismo tiene un manejo autoritario de la función pública. Y no solo pasa esto con los gobernadores… hay otros funcionarios a los que los obligan a lo mismo. Lo que vemos acá es a personas comunes y corrientes a quienes los nombran gobernadores y, como ocupación extra, les asignan ser dirigentes del nacionalismo… de lo contrario no existirían. Todo esto es ilegal, pues el cargo de gobernador no es para hacer militancia política. Humala está haciendo un partido político desde el Estado… algo a lo que no se atrevió ni el PRI (risas).


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.