20.JUL Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

"No llamar la atención me cuesta, ¡soy actriz!"

“Claro que me han besado en un cine. Me ha pasado lo del abrazo, lo de la tocada de mano; todo está oscuro, pues”, nos dice, sonriente, Gisela Ponce de León.

Fotoa. Mario Zapata.
Fotoa. Mario Zapata.

Gisela Ponce de León,Actriz
Autor: Gonzalo Pajares.
gpajares@peru21.com

Este año veremos muchas veces en la pantalla grande a Gisela Ponce de León: el 14 se estrena Quizás mañana, donde comparte roles con Bruno Ascenzo. También estará en Asu mare, donde hace de la mamá de Carlos Alcántara (“lo gramputeo un poco”, nos dice), en Rock and Roll 68 (junto con Aldo Miyashiro y Jesús Alzamora) y en Happy Ending. Hoy quiere escribir un musical y hacer música.

Por diversas circunstancias, tu carrera y tu vida están ligadas a Bruno Ascenzo…
Sí. Nos conocimos en Esta sociedad y nos hicimos amigos. Hoy compartimos un grupo de patas, todos muy caseros y tímidos en sus relaciones sociales y, por eso, paramos mucho juntos. Bruno y yo tenemos una química especial. Por ejemplo, en nuestro programa de radio –Amigos con derechos (de lunes a viernes, de 2 a 4 p.m., en Studio 92)–, como me conoce bien, sabe siempre qué decirme para que yo pueda improvisar sin ponerme nerviosa. Sola no podría hacerlo.

Entonces, su relación profesional fluye muy bien…
Así es. De hecho, él es más responsable y chancón que yo, y tiene mucha confianza en mi trabajo. Cuando esto sucede, todo se hace muy sencillo.

¿Ya te cansaste de besarlo?
(Risas). No, ya estamos acostumbrados a hacer de pareja, así que nos besamos nomás (ríe).

Su programa de radio es muy sintonizado…
Llegué allí de casualidad. Fui a hacerle publicidad a Hairspray (el musical donde Gisela actuaba) y, en la entrevista, Bruno me hizo hablar tonterías. Empezaron a salir cosas graciosas, me hizo mostrar a ‘Stephy’, un personaje que nació en nuestras reuniones de amigos, y funcionó muy bien, al punto que se creó una secuencia solo para ella. Chicas como ‘Stephy’ abundan, se han convertido en un virus; supuestamente tienen muchas preocupaciones sociales, pero, en el fondo, son vacías. Sin embargo, ‘Stephy’ le gusta a la gente, le parece dulce y encantadora, no sé si el mensaje llegó bien (risas).

¿Eres normalmente divertida?
Espero que sí (ríe). Me esfuerzo, pero no siempre funciona, pero como mi grupo de amigos es muy divertido, no se nota (ríe). Además, tengo que aprender a dejar de ser el foco de atención, pero me cuesta, ¡soy actriz! Ahora, fuera de mi círculo soy muy tímida y se me hace difícil relacionarme con los demás. No me gusta salir, prefiero estar en mi casa. He pasado mucho tiempo en el teatro, y mi vida ha sido el camerino, el ensayo, ir de una obra a otra, y mi vida social se ha reducido a Bruno Ascenzo (ríe).

El escenario te transforma…
Sí. Ser otro, vivir una historia que no es la tuya es muy entretenido. Quizás mi timidez venga por el lado de que soy muy observadora, y esto me ayuda a construir mis personajes. Tengo un chip raro que logra que me meta en la piel de mis personajes y funcione, porque en la vida real soy muy torpe, me choco con todo, rompo cosas, tartamudeo, me olvido de las palabras… pero en el escenario pierdo el miedo.

¿Te gustó participar en El gran show?
Claro, allí se formó mi club de fans (ríe). Lo bueno es que bailar es, en el fondo, representar a un personaje: yo no bailaría así si no fuera porque es parte de mi trabajo. Mi propia madre me dice que me suelte, que la gente debe verme segura. Siempre he sido muy humilde.

Por lo visto tu madre es fundamental en tu vida…
Sí. A pesar de que tengo una relación muy buena con mi papá, ella ha sido padre y madre para mí. La adoro, me encanta, me divierte; es una mujer especial, con un carácter muy fuerte, carácter que yo no tengo; siempre tiene las cosas muy claras y yo no soy así: somos totalmente opuestas, lo que no impide que sea la persona que más quiero en el mundo. Cuando alguien ha hecho tanto por uno hay que rendirle homenaje: yo espero retribuirle todo algún día.

Háblame de Quizás mañana, película que protagonizas con Bruno Ascenzo
Los personajes de la película se encuentran en un momento especial de sus vidas, ninguno quiere estar en su casa. Juan Carlos (Bruno Ascenzo) quiere estar solo pero mi personaje es muy impertinente, no tiene filtros y jode a Juan Carlos hasta que este la acepta. Más que una historia de amor, es un relato de encuentros y desencuentros. No he visto la cinta, pero Bruno dice que estoy muy divertida (ríe).

Esta película se estrena el 14 de febrero, Día de San Valentín. ¿Celebras esa fecha?
No, lo odio (risas), nunca me ha gustado; todo está repleto, hay que regalarse flores, chocolates… entiendo que a mucha gente le parezca romántico, pero a mí me parece ridículo, apabullante; todo el mundo chapa en la calle, en los cines (risas) y esto me causa rechazo.

No me vas a decir que no has besado en un cine…
Claro, lo he hecho. Me ha pasado eso del abrazo, también lo de la tocada de mano… todo está oscuro, pues (risas).

AUTOFICHA

- Nunca he sido de salir mucho o de hacer escándalo; el alcohol me cae mal. No soy una chica de fiestas, no me gusta la bulla ni las aglomeraciones de gente.

- Lo que me divierte es conversar con mis amigos. Me gusta el cine, algunas series de televisión, beber vino con mis amigos y, claro, actuar.

- No tengo novio, pero soy una romántica, me gusta estar acompañada, tener a alguien. Me encanta formar parejas, me emociona hacerle ‘el bajo’ a mis amigos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.