24.FEB Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

No me imagino a un empresario privado, que hace transacciones con el Estado y que está acostumbrado a coimear, que se atreva a decirle a las congresistas Marisol Pérez Tello o Rosa Mavila, o a la vicepresidenta Marisol Espinoza, o la alcaldesa Susana Villarán, o a Virgina Baffigo (presidenta ejecutiva de Essalud ), o a las ministras Carolina Trivelli y Ana Jara la consabida frase coimera “¿cómo es?”, o “¿cómo es la nuez?”, que equivale a “¿con cuánto arreglamos esto?”.

Carmen González,Opina.21
c.gonzalez@infonegocios.net.pe

Sabría, muy bien, que ellas no atracarían.

Es un cambio excelente que hayan entrado –y cada vez en mayor número– mujeres honestas a cargos públicos de alto nivel . También hay varones con esta cualidad. ¿Cómo saber quién es honesto? Yo recomiendo la receta de mi abuela, la que decía: “Tú puedes saber cómo es la gente porque, después de los 30 años, cada uno es responsable de su cara y la mañosería se nota a leguas; otra cosa es que no se quiera ver. Hay que fijarse hasta en cómo se mueven y, sobre todo, con quien se juntan”.

Así es que a la hora de votar, hay que empezar mirando la cara del candidato más que sus discursos. La palabra solo vale si la dice un honesto. Pero también ojo a los antecedentes y a los amigos de quien quiere acceder a un cargo público. Dime con quien andas y te diré quien eres, dice el refrán. No dejemos que violen nuestra buena fe.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.