16.ABR Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Los niños viven una etapa de atracción por la madre. Rivalizan con el papá, quieren que desaparezca, pero también los aman.

Carmen González,Opina.21
c.gonzalez@infonegocio.net.pe

Entre los 3 y 5 años, se resignan a que la madre no puede ser su objeto sexual: guardan esas emociones para sentirlas en la adolescencia por una chica. Este proceso –complejo de Edipo– no siempre se da en forma adecuada. Cuando no hay padre o este abandona la casa, las vicisitudes son diversas.

“Mi hijo Esteban (24) no acepta a mi novio y menos que viva en casa. Nos vemos fuera. Su papá se fue hace años. Me hice cargo de todo hasta ahora. No sé por qué no me atrevo a imponerme”.

Esteban ha regresionado a etapas infantiles donde soñaba con ser esposo de mamá. Es hijo cuando es mantenido. Es ‘marido’ cuando no permite la presencia del ‘amante’. Ella le transfiere temores infantiles o miedos a no ser amada (sentidos frente a padre o madre); por ello, no puede imponerse y él, inconscientemente, lo percibe. De allí su chantaje. ¿No fue la hija amada del padre y el hijo es sentido como padre-esposo que nunca la va a dejar? Enganchados emocionalmente y desorden en la jerarquía familiar. Él no podrá construir pareja sana aun cuando engendre hijos. “Mamá mía”, dice inconscientemente Esteban, con la complicidad inconsciente de ella.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.