19.JUL Viernes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

A veces el populismo nos hace perder perspectiva, y el costo lo va a pagar alguien, tarde o temprano. La medida de exonerar de la contribución a la seguridad social y a las pensiones (públicas o privadas) y la libre disposición de la CTS (que pretendía ser un seguro contra el desempleo que no tenemos) surgieron como una herramienta temporal para dar un impulso a la demanda agregada de corto plazo. “Pero allí está el detalle”, como diría un famoso comediante mexicano, pues todo lo temporal se convierte en permanente por obra y gracia de algunos políticos que, además, no plantean cómo cubrir ese costo.

Nuestra seguridad social (hablaré solo de eso hoy) es siempre deficitaria, existe más demanda que oferta, no solamente por su propia ineficiencia operativa, que la puede tener, sino debido a que no existe otro seguro en el Perú que tenga dentro de sus coberturas, tal y como lo tiene el seguro de salud, las enfermedades muy graves, como las crónicas e irreversibles (cobertura catastrófica), el cual es un tema de escala.

Estas enfermedades son muy costosas e, incluso, si aun así bajáramos los costos de la atención primaria que da el seguro (podrían ser cubiertas en una entidad prestadora de salud), los presupuestos con los que cuentan no pueden cubrir todo.

De allí la necesidad de una cobertura solidaria. Aquí, señores, hay una falla de mercado que no podemos descuidar. Si usted, señor congresista que votó a favor de esta norma, no ha tenido un familiar, un amigo o un conocido con una enfermedad incurable, no sabe el drama que viven esas familias que solo pueden ser atendidas, y con las justas, en el seguro social. Le informo que su seguro privado no cubre suficientemente eso y, si se quiere cambiar de seguro, será tratado como precondición y, por lo tanto, no tendrá cobertura. Solo tiene al seguro social o al sistema público, que con justa razón prefiere atender a personas sin capacidad adquisitiva.

Entonces, si no se cobra sobre la planilla, ¿de qué impuesto dirigido vamos a pagar este costo de manera solidaria? ¿Será necesario aumentar el IGV con este fin? Porque de la caja única no nos aseguramos que llegue a la cobertura médica universal que necesitamos.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.