13.JUL Sábado, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

En el glosario de jergas y modismos de Argentina (aquí también se usa) encontramos que es una expresión hiriente, referida a las personas que quieren aparentar más de lo que son, personas de muy baja calidad.

Mónica Delta,Opina.21
El presidente Ollanta Humala le dice a los jóvenes que no vayan a universidades de “medio pelo”. Y tiene razón, pues sus egresados no son los escogidos en los centros de trabajo. Sin embargo, en el Perú no hay solo casas de estudios superiores “de medio pelo”. Tenemos también “políticos de medio pelo”, comenzando por varios de su propia bancada, a la que parece despreciar y a la que intenta manejar, a través de una muchacha de apellido Maya, quien ha aparecido ante los reflectores públicos recientemente por una queja de los ofendidos debido –al parecer– a su estilo palaciego de actuar. Es decir, se ordena desde la Plaza de Armas y se cumple como le gusta al jefe y a la jefa. La soledad en la que actúan los Humala-Heredia se pone en evidencia cada día. Sobre la supercoordinadora, el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, había dicho que un congresista no debe aceptar el maltrato mientras que el presidente, evidentemente fastidiado, decía que no creía que los congresistas hayan sido maltratados por Malka Maya. Más bien, aseguraba que eran normales las fricciones. Ollanta había señalado, además, que la señora en cuestión respondía a él y a la PCM y Villanueva, al responder a los periodistas sobre el tema, daba la impresión de que no tenía ni idea de quién se trataba y menos que le daba cuentas.

Estamos muy cerca de las fiestas navideñas y de fin de año y lo que le pedimos a Papa Noél, al niño Jesús, o a quien corresponda, es que finalmente el 2014 nos traiga a autoridades de “pelo entero”, que sepan liderar esta empresa llamada Perú, para que la economía y el desarrollo no sigan tan divorciados.

Y un último deseo navideño: que nuestro presidente mejore su trato y su sentido del humor con los periodistas, cuya poca entendida misión es preguntar, preguntar y preguntar.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.