26.MAY Domingo, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Obtener el poder democráticamente y no ejercerlo por temor a ser impopular no solo es una cobardía sino es una traición al encargo dado por los electores. Margaret Thatcher, primera ministra de Inglaterra por 11 años, recibió del pueblo británico el poder en tres oportunidades consecutivas, y lo ejerció.

Eduardo Ferreyros,Al.Mercado
eferreyros@peru21.com

Mujer con ideas claras, gobernó sin temer a las encuestas y sin detenerse a encontrar consensos absolutos para tomar decisiones urgentes. La Dama de Hierro no se distraía de lo importante y avanzaba sin titubear en su trabajo de realizar reformas, muchas no populares, donde enfrentó la presión de sindicatos y feroces rivales políticos. Flexibilizó la legislación laboral, privatizó empresas públicas y desreguló la economía y se opuso a ser parte del Euro. Hoy la historia le da la razón. Mujer firme, con un liderazgo impresionante y de total solvencia y seguridad en su trabajo, no se paralizó ante opositores. “Si mis críticos me vieran caminando sobre las aguas, dirían que es porque no puedo nadar”, afirmaba.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.