26.ENE Domingo, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

“Me pareció pertinente –e inteligente– su ánimo conciliador y sin ufanarse de los avances y logros evidentes de su gestión; no había ido para eso y hubiera sido contraproducente”.

La interpelación del Congreso a Carlos Basombrío fue larga pero no estuvo tan cargada de dislates y disparates altisonantes como se esperaba. Aunque solo fuera por agotamiento, el ministro enfrentó a una oposición mayoritaria artera pero sin filo. Bien por él. Me pareció pertinente –e inteligente– su ánimo conciliador y sin ufanarse de los avances y logros evidentes de su gestión; no había ido para eso y hubiera sido contraproducente.

La coyuntura le sonrió: otra sería hoy la historia si el asunto Thorne no hubiera precedido a su interpelación. Imagino que fue por eso que el congresista Salaverry (Fuerza Popular) sugirió algo así como que Basombrío chuponeó a Thorne para quemarlo como a un fusible y salvarse él. O eso fue lo que entendimos un montón de gente. Terrible.

Su presentación, el miércoles, fue impecable lo mismo que el cierre el día de ayer pasadas las 2 de la tarde: “Con cero triunfalismo […] sin soberbia, sin omnipotencia, les pido, hagamos esto juntos; porque aquí vivirán nuestros hijos, porque aquí vivirán nuestros nietos”.

Mientras Basombrío hablaba en el Congreso, muy cerca se producían dos incendios: uno de ellos de código 4 (32 compañías de bomberos tratando de controlarlo). Raro, ¿no? Durante la presentación del ministro, el prestigioso semanario The Economist publicó en redes una nota en la que el presidente Kuczynski dice que el momento del indulto para Fujimori “es ahora”, que el Congreso no se atreverá a censurar a Basombrío y que, si lo intenta, hará cuestión de confianza. Según fuentes de Palacio, esas declaraciones son de finales de mayo pero… en la nota se menciona a Thorne y a ese lo bocharon antes de ayer. Con gimnasias jurídicas todo es justificable. ¿Qué cosa espera recibir a cambio el presidente y de quién? Quedan cuatro años y todo está por verse.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.