23.JUL Martes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Mónica Delta,Opina.21
No cabe duda que la situación de la universidad en el Perú no daba para más, pero también es cierto que las soluciones cuadriculadas pueden ser peor que el problema. Un buen amigo me hizo notar lo siguiente. Por ejemplo: Un crédito académico equivale a 16 horas de clase teórica. En base a esto, un semestre dura como mínimo 16 semanas ( a razón de 1 hora/semana y crédito). Como la ley establece un máximo de dos semestres por año (art. 40) habrá 20 semanas de inactividad: Alumnos con 5 meses de vacaciones en la etapa más productiva de la vida. Infraestructura ociosa en universidades, profesores sin trabajo o que se les paga sin trabajar teniendo en cuenta que la infraestructura de investigación no surgirá de la noche a la mañana. Si fuera cierto, dado que esta también establece un mínimo de cinco años para graduarse , en el supuesto negado que hubieran tres semestres por año, un bachiller habría cursado 15 semestres para graduarse. ¿El Presidente habrá leído la ley que acaba de rubricar?

El tan cacareado requisito de tesis para bachillerato no es tal; la ley establece como requisito aprobar un trabajo de investigación. No dice que tenga que ser al final de los estudios, o sea que un trabajo de investigación aprobado en un curso de primer ciclo cumpliría el requisito legal.

Los estudios a distancia, según la ley, deben tener los mismos estándares de calidad que los presenciales; sin embargo, quienes los realizan no tienen los mismos derechos. Se limita el acceso a ciertos niveles y cargos en las universidades y se exige un mínimo de 50% presencial para cualquier carrera de postgrado. Esto va contra las tendencias y evidencias de investigación sobre la educación on line a nivel mundial. Fijar un porcentaje a rajatabla no tiene sentido; se debe hacer en función a la naturaleza de la materia estudiada, y aun así, debido al vertiginoso avance de la tecnología, no es conveniente legislar, pues, cada día aparecen nuevas herramientas que hacen posible lo que parecía imposible. Entonces señores, un cambio sí, pero no el retorno al pasado.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.