22.MAY Miércoles, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Juan José Garrido,La opinión del director
director@peru21.com

Analizábamos ayer las estrategias para la Alcaldía de Lima y empezamos con aquella de la incumbente, la alcaldesa Susana Villarán. Sostuvimos que giraba en un eje programático (la reforma del transporte) y el eje moralidad-inmoralidad (bajo distintos membretes). Lo segundo puede tener algo de vigencia después de tres campañas seguidas (locales 2010, presidenciales 2011 y revocatoria 2013). Lo primero, sin embargo, depende de si el Corredor Azul funciona para los electores. Hasta ahora, pareciera que no.

Bajo este preámbulo, ¿cuál ha sido la estrategia del principal retador, el ex alcalde Luis Castañeda? A estas alturas, algunos pensarán que poco importa; total, solo interesa si participa. En principio es así, pero, siendo el escenario más probable aquel en que participa Luis Castañeda, hasta el intento de tacha sería de importancia estratégica.

Habría que empezar por considerar que mantener casi 60% de intención de voto durante los meses previos al rush final es llamativo; implica, como es lógico, un voto duro muy amplio (74%). Que baje entre 5% y 15% no tendría por qué llamarnos la atención, pero algo más de eso sí, ya que marcaría más que una tendencia natural al voto duro.

El voto más fuerte del ex burgomaestre se encuentra en los sectores C y D, aquellos más sensibles a los servicios y bienes públicos, estratos donde, además, la palabra pesa menos que la acción: “Habla poco, pero haz algo que me sea útil”. Dudo que sea lo mismo que “roba, pero hace obra”. Esa es una frase útil para la puja política, pero alejada de lo que busca el elector popular.

La estrategia del ex alcalde no tenía por qué ser vistosa y ruidosa. Al contrario: mantenerse trabajando con perfil bajo le serviría hasta la recta final. La potencial tacha acelera esa fecha, sin duda.

Castañeda, mientras se mantiene en carrera, apelará ahora a la victimización (a la guerra sucia), y ello le brinda una razón para ser más ruidoso. Veamos qué deciden en su esquina.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.