15.JUL Lunes, 2024
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Les invito a ver una fotografía de 1976 o 1977 que aparece en mi Facebook, donde se puede apreciar a las personas que montaron y financian el circo mediático actual contra el gobierno argentino junto al genocida Jorge Videla el día que se hicieron con la productora de papel más grande del país.

Guillermo Giacosa,Opina.21
ggiacosa@peru21.com

Sus antiguos dueños fueron torturados y estuvieron presos y Clarín y La Nación, desde entonces, son los socios mayoritarios de Papel Prensa y administran los precios de ese insumo para el conjunto de la prensa escrita según les convenga. Ese monopolio es hoy parte de la llamada “libertad de expresión”. Esas mismas personas calificaron al dictador recientemente fallecido –su ex socio de andanzas y negocio políticos– con los peores epítetos. Ayer socios, hoy enemigos. La amistad oficial duró el tiempo que Jorge Videla estuvo en el poder y ellos, después de muchos años con 30 mil desaparecidos y ya con el advenimiento de la democracia, descubrieron entonces que habían estado apoyando una cruzada criminal. La más criminal y sangrienta de la historia argentina. A quienes, por estas tierras y pretendiendo lucir como abanderados de la democracia, se dejan encandilar por las denuncias que financian Clarín y La Nación les aconsejaría, antes de opinar con tanta ligereza, leer la información y los editoriales de estos diarios en tiempos en que Argentina padecía su momento más oscuro. Videla, un militar fanático, era la cara visible del espanto y pagó por sus crímenes. Murió en la cárcel y su caso es ejemplo mundial de un esfuerzo exitoso en la lucha contra la impunidad. Sus antiguos socios no sólo siguen manejando los mayores medios de difusión, sino que demás han montado un tinglado destinado a azuzar el odio que puede tener consecuencias incalculables.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.