18.NOV Domingo, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados
Opinión

Según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el total de las transferencias que recibieron los gobiernos regionales en el 2015 por canon, sobrecanon y regalías fue de 2,467 millones de soles, pero estos solo ejecutaron, en promedio, el 74.6% de dicho rubro. Los que me conocen saben que soy crítica del indicador de la ejecución de gasto, pues este, por sí solo, no mide necesariamente el buen desempeño de una gestión, pero me llama la atención que los gobiernos regionales dejaron de gastar 616’750,000 soles para obras de inversión.

Se han identificado 8,571 pasivos mineros que produjeron –y siguen produciendo– un gran daño ambiental, convirtiendo a sus alrededores en áreas improductivas o de alto riesgo para la salud. Estos pasivos fueron causados en su mayoría desde 1920 (algunos desde la época colonial, inclusive) y le corresponde al Estado remediarlos, ya que más del 80% de estos pasivos no identifican responsables directos.

Se ha calculado que se necesitan 500 millones de dólares para remediarlos y volverlos productivos, presupuesto que no tiene el área encargada de remediar. ¿Pero qué pasa con el presupuesto de las regiones?

Áncash, por ejemplo, que es una de las regiones con mayor canon, producto de la minería y la pesca, solo gastó el 22% de dicho rubro, no siendo capaz de invertir 144’316,233 soles. Lo más preocupante es que dicha región, que es la que más dinero desperdicia, es la que más pasivos ambientales registra a nivel nacional (1,251 pasivos).

Puno, con 1,060 pasivos, solo pudo ejecutar el 45.4% y Huancavelica, con 858 pasivos registrados, solo gastó el 59.7% de sus transferencias por canon. ¿Y si estos fondos desperdiciados en las regiones se reutilizan para remediar los pasivos ambientales?

Para tener una idea del dinero que las regiones desperdician del canon, solo con lo que Áncash deja de gastar en menos de 6 años, podría alcanzar para remediar el 50% de pasivos ambientales a nivel nacional. Reciclar el canon puede ser la solución.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.