04.FEB Sábado, 2023
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

En reiteradas ocasiones he mencionado a través de esta columna la importancia de cerrar las brechas entre el mundo urbano y rural. No obstante, algunas cifras de pobreza urbana llaman la atención, pues no solo la mayoría de peruanos vive en este ámbito geográfico sino que las ciudades deberían haber cerrado ya sus propias brechas. El 51% del total de personas pobres en el país vive en áreas urbanas y la desigualdad del ingreso es más alta en estas áreas que en las rurales.

Si bien la pobreza extrema se concentra en áreas rurales, casi 300 mil personas que viven con menos de un dólar y medio al día habita en zonas urbanas. La pobreza extrema urbana no se ha movido desde los últimos años y permanece en 1%. Esta cifra, sin duda representa un gran desafío para el presente gobierno, de focalización permanente y de políticas innovadoras ad hoc a la lógica urbana.

El gasto real no solo es más alto en Lima Metropolitana sino que las personas con deciles de menores ingresos tienden a gastar un porcentaje más alto de sus ingresos en comparación a las personas con deciles de mayores ingresos. Así, las personas en el decil 1 de ingreso gastan el 102% de sus ingresos totales (gastan más de lo que ganan), mientras que las personas en el decil 10 gastan el 58% de sus ingresos en bienes y servicios esenciales para asegurar la calidad de vida plena.

Además, en Lima Metropolitana y en el Callao se encuentra la mayor población de pobres del país, siendo su número (más de un millón de personas) más alto que el total de habitantes de Arequipa, Trujillo o Piura, por ejemplo.

No nos alarmemos cuando escuchemos al presente gobierno decir que se quiere trabajar en pobreza urbana. Las políticas sociales parecen haberse olvidado de las ciudades y de la marginalidad en la que muchas personas de la periferia de la capital aún viven.

Por error, en la versión impresa de esta columna se consignó qué “más de un millón 300 mil personas” viven con menos de un dólar y medio al día. La errata ha sido subsana aquí.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.