18.NOV Domingo, 2018
Lima
Última actualización 11:54 am
Clasificados
Opinión

Hay un tema que ha quedado desapercibido en las juntas del Banco Mundial y el FMI, y que debería resolverse pronto: la discusión respecto a si el crecimiento del PBI o las políticas sociales son más eficientes para salir de la pobreza. Se habló de la necesidad de combatir la inequidad, pero el problema que veo es que, si seguimos concibiendo estos términos desde la perspectiva netamente económica, no podremos afrontar estratégicamente los desafíos que el país hoy nos plantea.

En el Perú tenemos un 4.5% de personas en extrema pobreza, pero el 20% de la población no tiene acceso al agua potable y un tercio no tiene acceso a un servicio de saneamiento básico. ¿Estamos definiendo a la pobreza de manera correcta?

El camino al desarrollo consiste en mejorar la calidad de vida de las personas con un enfoque holístico, no basta con el aumento del ingreso. Así lo entiende la ONU al plantearse, en sus nuevos objetivos de desarrollo, como primera meta “eliminar la pobreza en todas sus formas”. Para lograrlo, las políticas sociales son sumamente necesarias, pero estas deben asegurar que se rompa con la herencia de pobreza. Es decir, una niña que logra salir de la desnutrición gracias a un programa social no tendría por qué poner a sus hijos, cuando esta sea madre, en el mismo programa en el que ella estuvo. El seguimiento y monitoreo de las políticas sociales deben ser integrales y a largo plazo, en donde se asegure, además, que aquella niña que salió de la desnutrición tenga todas las condiciones para terminar la secundaria y pueda convertirse en una profesional, si así lo desea.

Respecto a la inequidad, el coeficiente de Gini ayuda a visualizar cuáles son las brechas monetarias, pero necesitamos visualizar cuáles son las brechas reales que nos impiden crecer como país. Es hora de desarrollar estrategias que nos permitan enfrentar a los problemas en su real dimensión y convertirnos en un país competitivo de verdad.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.