22.SEP Sábado, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

Mucho se ha debatido sobre las AFP. Hay demasiado cálculo de por medio y muchos numeritos extraños que tratan de sustentar posturas tanto de uno como de otro lado, pero veo que hasta ahora no se toca el tema desde el punto de vista de lo que siente la gente.

Con el cruel discurso de que debemos pensar en el futuro, los jóvenes –como los adultos– que se insertan en el mercado laboral se ven obligados a aportar compulsivamente la séptima parte de su salario a las AFP.

Encima, los descuentos del impuesto a la renta se aplican sobre el 100% del salario, sin importar que la AFP cobre una comisión y la compañía de seguros una prima sobre el ingreso. Así, al joven le es difícil ahorrar de verdad o hacer su cajita para invertir en la cuota inicial de una casa o pagar una maestría. Desde joven hasta viejito, no recibimos nada a cambio. Los financistas peruanos dicen que eso es “normal”.

No creo que sea normal que mi madre, por ejemplo, después de haber trabajado 30 años, reciba una limosna de las AFP. ¿Por qué no exonerar a la gente de las AFP para que dicho fondo vaya, por ejemplo, a un bien inmueble? Uno podría pagar ahora su hipoteca para luego, en el retiro (o antes), usarlo como renta de alquiler.

Apostar en ello también es pensar en el futuro, pero el discurso que vende la falsa idea de que los jóvenes, y peruanos en general, son irresponsables y que las AFP actúan como “papá” que va a cuidar nuestro dinero no termina de cuadrarme. Sinceramente, yo no creo que un padre que cuida nuestro dinero nos cobre escandalosas comisiones por ello.

Tampoco creo que el sistema de AFP deba anularse, pero las reformas que han empezado son lentas y conservadoras. ¿Por qué no pensar en otras opciones? ¿Por qué no disponer de dicho dinero para ponerlo en otros sistemas de ahorro más atractivos para la jubilación, como las cuentas bancarias previsionales?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.