22.SEP Sábado, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

“La ciencia y la tecnología son, sin duda, la mejor arma para combatir la pobreza, así como la exclusión social”.

Este fin de semana ocurrió algo importante para el país y que ha pasado desapercibido: dos peruanos viajaron becados al Centro de Investigación de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA), donde jóvenes investigadores y científicos del mundo recibirán toda la asesoría técnica de las mentes más brillantes en este campo, para empoderar sus proyectos de innovación tecnológica.

Nohelia Merino, de tan solo 22 años, diseñó un drone satelital de bajo costo que permite registrar datos. Permite medir el grado de contaminación ambiental o el estado de los ecosistemas en tiempo real. Su pasión por la ciencia empezó de niña, cuando tuvo la oportunidad de conocer proyectos vinculados a paneles solares.

Benito Juárez, de 36 años, desarrolló su creatividad en Satipo. Su madre se sintió obligada a enviarlo a Lima para resguardarlo del terrorismo, pero él nunca se olvidó de la selva ni de su gente. Su proyecto consiste en implementar un laboratorio flotante de innovación que lleve el conocimiento y las oportunidades a todas las comunidades amazónicas a través de sus ríos.

La ciencia y la tecnología son, sin duda, la mejor arma para combatir la pobreza, así como la exclusión social. Pero, para ello, es importante que se asegure la democratización del conocimiento a fin de que todas las personas, sin importar el lugar de origen o lengua materna, puedan alcanzar su máximo potencial.

Esto es posible gracias al Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec). Pese al escaso presupuesto destinado a este sector, Gisella Orjeda, presidenta de esta institución, ha sabido articular y generar alianzas que han permitido potenciar el talento de los jóvenes peruanos, insertar la semilla de la transversalidad de la política pública de ciencia, tecnología e innovación en todos los sectores y generar las condiciones para que este talento no solo regrese al Perú, sino que sea aprovechado para construir un mejor país. Sin duda, un golazo por el Perú.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.