22.SEP Sábado, 2018
Lima
Última actualización 02:09 pm
Clasificados
Opinión

Estuve en Sudáfrica por estos días y veo que tenemos muchas cosas en común. Ambos somos países muy inequitativos con un PBI per cápita similar (en términos de paridad de compra), pero le llevamos algo de ventaja en el Índice de Progreso Social (IPS), pues ellos están en el puesto 63 y nosotros en el 55. La ventaja crece cuando comparamos indicadores de necesidades básicas donde Sudáfrica está en el puesto 93 y Perú en el 79. Tomemos en cuenta que ellos han salido del Apartheid hace unas pocas décadas; pero en nuestro caso, pareciera que en la práctica estamos inmersos en un sistema parecido pero invisible o muy encaletado.

He sido funcionaria municipal varios años y ahí he podido ver cómo distintos vecinos me pedían acciones de segregación en aras de la seguridad o limpieza de los espacios públicos. En Sudáfrica es posible que familias ricas construyan sus casas alrededor del mar, pero dejando un acceso para quienes no viven en la zona sin importar si ingresan a pie o en auto. No hay ningún guardián que impide el pase o que exige quedarse con la identificación a cambio de pasar.

En Lima, me han pedido sacar las bancas de los parques para que “los otros” no se sienten y se vayan o hasta ingresar con DNI a aquellos parques con juegos infantiles para evitar que los maltraten. Lo mismo sucede con algunas discotecas que impiden que personas de “color sospechoso” ingresen, pese a que pueden pagar la entrada. ¡Qué vergüenza, Perú! La discriminación más difícil de combatir es la que viene disfrazada, llena de justificaciones, la que no queremos visibilizar.

No es raro que Sudáfrica nos lleve ventaja en la dimensión Oportunidades del IPS, donde está en el puesto 37 y nosotros en el puesto 48. Gracias a las políticas de igualdad en Sudáfrica, se recuperará pronto. En nuestro país este tema está reducido a una visión vertical para mitigar conflictos y dejar que la minería prospere. De todos los candidatos, solo Guzmán, Barnechea y Mendoza hablan de integración horizontal. Exijamos a los demás lo mismo.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.